Los perjuicios de que no se celebren las vistas

A. FRÍAS / J. CANO MÁLAGA.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) advierte en su memoria de que la suspensión de un juicio señalado conlleva que el hueco que estaba previsto para ese día no pueda cubrirse con la inclusión de otra vista, «con el consiguiente perjuicio para la buena eficiencia del servicio público». Se trata de un aspecto con el que coinciden la presidenta de la Audiencia Provincial, Lourdes García Ortiz, y los decanos de los jueces y abogados malagueños, José María Páez y Francisco Javier Lara; respectivamente.

Páez insiste en que la suspensión de las vistas no causa una buena imagen para la Justicia. El magistrado indica que es un importante retraso que sufre el juzgado, ya que genera una gran cantidad de trabajo y hay que volver a realizar una labor que ya se había llevado a cabo.

Además supone una dilación para la causa. «Actualmente ya estamos señalando para 2019, por lo que, al suspenderse una vista, hay que irse al final de la agenda para volver a señalarla o buscarle un hueco entre los juicios que ya están previstos, con la consiguiente sobrecarga que esto implica», apunta Páez.

Pero los principales perjudicados por las suspensiones son todas aquellas personas que deben acudir a los juzgados para su celebración, como testigos o peritos, que son citados y finalmente no hay vista. Entre ellos, el más importante es la persona perjudicada, que sufre una «segunda victimización».

Lara pone el ejemplo de un ciudadano en materia civi con una reclamación por un salario: «Puede llevar esperando juicio desde hace un año y, si se suspende, vuelta a empezar. Conforme más tiempo pasa, más perjuicio sufre el justiciable».

Además, el representante de los abogados malagueños señala que «las personas se ven muy afectadas a la hora de acudir a un juicio». Insiste en que «esto ocurre aún más cuando eres víctima y tienes que sentarte con tu letrado para recordar todo lo que ocurrió»: «Hay gente que lo pasa francamente mal y no solo en los momentos previos, sino en una temporada».

El decano de los abogados asegura que los letrados también sufren una gran molestia cuando se suspenden las vistas. «Muchas veces llamas el día anterior al juzgado para preguntar si está citado todo el mundo y te responden que su señoría resolverá en sala si se suspende el juicio o no. Esto a nosotros nos molesta mucho, ya que el letrado tiene que desplazarse hasta allí y finalmente no se celebra».

Recuerda que muchos abogados acuden a la Ciudad de la Justicia desde otras localidades y pierden la mañana con un juicio que no se va a celebrar. «Como las vistas, además, van con retraso te tiras horas esperando para que finalmente se suspenda. Insisto en que el sistema de citaciones debería mejorar», concluye Lara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos