ENTRE PATRÓN Y PATRONA

No faltó quien observó y destacó que el alcalde Bernal estaba triste el día del Patrón y eso se interpretaba como preocupación ante el incierto futuro

FRANCISCO MOYANO

EL apóstol San Bernabé, que un año más recorrió las calles de su pueblo, sobre el que lleva patroneando desde el siglo XV (1485), ostenta además el cargo honorífico de Alcalde Perpetuo de la ciudad, al tiempo que Hijo Adoptivo, según Acuerdo Pleno del Ayuntamiento de 22 de noviembre de 1999, cuando se mostraron favorables los componentes del grupo del GIL, del Partido Popular y el representante del grupo mixto. Ese carácter de primera autoridad municipal es el que justifica que la talla de Ricardo Rivera Martínez lleve el bastón de mando. En estas cuestiones de conceder cargos honoríficos políticos a los personajes sagrados faltan todavía muchos kilómetros que recorrer para llegar a un mínimo de paridad o de igualdad. ¿Por qué no se nombra también a la Estrella del Mar, la Virgen del Carmen, Alcaldesa Perpetua de Marbella e Hija Adoptiva? Y para ser justos en la valoración de nuestros patrones (tres que no son multitud) a San Pedro de Alcántara se le podría nombrar Teniente de Alcalde con derecho a subir de categoría desde el mismo momento en que llegase una hipotética independencia. Entre la salida procesional del Patrón y la futura salida de la Patrona, el dieciséis de julio, treinta y un sampredreños, miembros del Consejo Asesor de OSP, habrán terminado de deshojar la margarita del futuro político del municipio. Puede darse el caso de una continuidad de Bernal como Alcalde, presente en todos los actos de homenaje a su «colega perpetuo» Bernabé; puede ser que las negociaciones con el Partido Popular devolviese al despacho de alcaldía de la Plaza de los Naranjos a la senadora Ángeles Muñoz, que no apareció en la Misa ni procesión del Patrón, pero a quien sí se ha visto en más de una ocasión en animada camaradería con Manuel Osorio y Rafael Piña, compartiendo una cerveza, puede que un vino. También ha puesto OSP sobre la mesa un gobierno de concentración, donde contarían incluso con Costa del Sol Sí puede, es decir, Podemos vestido de seda, con quien no parece que los sampredreños hayan congeniado ni mucho ni poco; más bien poco. Por otro lado, aunque seguramente nos movamos en el terreno de las utopías, el alcalde Bernal, no se negaría a gobernar en coalición con un sector del PP; pero más bien me parece que algo así forma parte de la política ficción. Más raro podría parecer que fuese el Partido Popular quien no quisiera gobernar y permanecer en la oposición, pese a haber ganado las últimas elecciones municipales; pero “de esta agua no beberé” nunca se puede afirmar en política. Asegura Manuel Osorio, que además de Concejal de Hacienda es presidente de Opción Sampedreña, y lo hace contundentemente, que tanto él como Rafael Piña se encuentran sujetos a la orden que les dé el Consejo Asesor; en el sentido que sea. Incluso eleva el tono de voz cuando se le hace notar un comentario frecuente en la ciudadanía, en el sentido de lo extraño (¿injusto quizás?) que se antoja que el destino de un municipio dependa de treinta y un votos de un partido que no representa más que a un trozo del término municipal y ahí es donde niega que, en su acción de gobierno, antepongan los intereses de San Pedro a los de Marbella en su conjunto, asegurando que luchan y lucharán por los intereses generales de todo el término municipal. No faltó quien observó y destacó que el Alcalde Bernal estaba triste el día del Patrón y eso se interpretaba como preocupación ante el incierto futuro; dice José Bernal que simplemente estaba cansado y que todo marcha según lo esperado, por las vías democráticas que se habían pactado en el acuerdo de gobierno. En el lugar que le sitúen los nuevos pactos seguirá trabajando por Marbella y, dentro de dos años, volverá a ser candidato a la alcaldía y advierte con total convencimiento de que será la última vez que presentará candidatura; con la misma seguridad de que, después de haber pregonado a la Virgen del Carmen y a la Virgen de la Caridad, su carrera como pregonero ha concluido. Su carrera como alcalde, a corto plazo depende de treinta y un votos; a más largo será el electorado en su conjunto quien tenga la palabra. El desenlace de la primera temporada de esta serie llegará antes de que concluya junio. Aún no se han firmado los capítulos de la próxima.