Yohana Anaya: «Mi pareja quería que suspendiera selectividad para quedarme con él»

Yohana Anaya./Charo Márquez
Yohana Anaya. / Charo Márquez

La joven escritora esteponera presenta 'Lo que queda de mi', un poemario sobre la violencia machista Yohana Anaya Escritora

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Pese a sus cortos 23 años ya ha sufrido la lacra de la violencia machista y ha reflejado sus vivencias en el poemario 'Lo que queda de mí', que presentará el próximo sábado en la Casa de las Tejerinas.

-Su nuevo libro es un poemario sobre la violencia machista. ¿Cómo surgen poemas de una situación tan dura?

-Contiene poemas muy personales en los que hablo del antes y del después de haber sufrido un maltrato. Yo escribo lo que siento y lo que he pasado. De hecho abro el libro con un relato pequeño sobre cómo conocí a los 16 años a mi primera pareja que me maltrató y cierro diciendo que se puede salir de esto y que el amor verdadero existe. Decidí que si me había tocado esto y podía ayudar a otras personas y hacer ver que no es normal, debía hacerlo.

-¿Cree que la poesía es una buena herramienta para trasladar este tipo de mensajes?

- Creo que es muy adecuada. Sobre todo ahora que está muy de moda leer poesía juvenil. Hay un 'boom' de la poesía, se encuentran muchos textos en plataformas como Instagram que han conseguido que la poesía llegue a muchas personas. Yo subo muchos de mis poemas.

-Usted es muy joven y ya ha sufrido las consecuencias de la violencia machista. ¿Cómo salió de esa situación?

-Yo estudiaba en el instituto Mar de Alborán. Con mi primer novio, todo me parecía muy bonito. Hasta que comenzó el control de: «No me gustan tus amigas; por qué te pones esa ropa, te queda mejor esto». Pero siempre intentando convencerme de que era lo mejor para mí. Al final consiguió aislarme de todos mis amigos y de mi familia, a vestirme y comportarme como él quería. Después de dos años de relación tenía que hacer el examen de selectividad. Si lo aprobaba me marcharía a Málaga a estudiar y si suspendía me tendría que quedar en Estepona, que era lo que él quería. Al ver que iba a hacer ese examen se enfrentó a mí y al profesor. Y dije basta. Mi sueño es ir a Málaga a estudiar una carrera y tú no te vas a poner en mi camino. Fue la gota que colmó el vaso. Y le dejé.

-Escribe usted desde muy pequeña. ¿El sistema educativo ha fomentado su creatividad?.

-Para nada. Todo es estudiar, leer muy poco, aprobar los exámenes y listo. No te enseña a expresarte. Porque en mi caso, sí supe volcar mis sentimientos en lo que yo escribía. Cuando me encontraba mal así lo hacía. Pero la mayoría de los estudiantes no saben dónde llevar su ira o su tristeza. Al contrario. Me han llegado a regañar por leer. Aprovechaba los cambios de clase para leer y se dio el caso de que un profesor me dijo que era una falta de respeto, me quitó el libro y mi madre tuvo que ir a recuperarlo, muy enfada.

-Pese a su juventud ha publicado cuento, novela y poesía. ¿Toca usted todos los palos de la literatura?¿En cual se encuentra más cómoda?

-Mis dos primeros libros son novelas y los dos últimos poesía. En estos momentos le estoy sacando más partido a la poesía porque me permite expresarme plenamente.

-Además usted recita sus poesías junto al cantautor Borja Suárez. ¿Cómo es esta fusión entre música y poesía?

-Borja es además mi pareja y juntos estamos haciendo recitales. Él toca algunos acordes y me inspira. Escuchar un poema con el sonido del violín, la armónica o la guitarra, le da más vida a mis letras.

-Ha publicado con tres editoriales. ¿Es difícil publicar?

-Lo es. Lo que mueve todo es el dinero. Alguna de las editoriales se han portado fatal. Te piden el dinero para imprimir y que ellos puedan recuperar lo invertido y luego te las tienes que apañar sola.

 

Fotos

Vídeos