La CGT y los padres siguen denunciando las deficiencias de las prefabricadas de Xarblanca

Obras y maquinaria a la entrada del centro /CH. M.
Obras y maquinaria a la entrada del centro / CH. M.

La Junta asegura que la sala de profesores está equipada y que las obras están separadas de la zona que ocupa el alumnado

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZMarbella

Tras cinco días del comienzo del curso en Secundaria, las aulas prefabricadas del Xarblanca aún no presentan las condiciones idóneas para impartir clases. Es lo que denuncian el sindicato CGT y los padres de alumnos.

La Confederación General del Trabajo ha interpuesto una denuncia ante Inspección de Trabajo por el «incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales» en este centro. El sindicato señala que el recinto «no cumple las condiciones mínimas para desarrollar allí ningún tipo de actividad formativa con un mínimo de garantías y seguridad para la comunidad educativa».

Así advierte de que la realización de obras en la puerta de entrada y los muros hace que haya maquinaria pesada en la entrada del centro. Otro «riesgo importante» del que alertan es de la puerta que da paso a las pistas deportivas, «apenas accesible a través de un pasillo de 80 centímetros que pone en peligro la integridad física del alumnado en el momento que confluyan los grupos al entrar y salir de las actividades físicas».

Y además señalan que no hay mobiliario, ni aseos para el profesorado; la sala de profesores está completamente vacía; la toma de luz es provisional; no han colocado extintores, ni ningún tipo de medida de prevención de incendios. Tampoco disponen de medios como internet, teléfono o fotocopiadora para trabajar con el alumnado y poder contactar con las familias, «tareas fundamentales para la actividad de un centro educativo», apuntan.

La CGT ha denunciado que el centro «no reúne las mínimas garantías para el desarrollo de la actividad educativa» y exige que se cumpla el protocolo y las leyes de protección de riesgos laborales «que se han incumplido y ponen en peligro a toda la comunidad educativa», abundan.

En la misma denuncia se insta a la Inspección de Trabajo a visitar las instalaciones, supervisarlas y cerrarlas hasta que no se cumpla la legislación vigente en Prevención de Riesgos que garantice la seguridad de la comunidad educativa de este centro.

A estas deficiencias, los padres añaden otras. Comentan que las aulas están «mal ensambladas» y sucias ya que no se han sometido a una limpieza de fin de obra. Los aparatos de aire acondicionado se han instalado en espacios muy estrechos.

Por su parte, desde la Delegación Provincial de Educación de la Junta de Andalucía han contestado a estas quejas y aseguran que ayer se dotó a la sala de profesores del correspondiente mobiliario, ordenadores y material informático. Aseguran que la obra, en todo caso, «se encuentra físicamente separada mediante vallas de la zona que ocupa el alumnado» y que la conexión a Internet se está tramitando, «con lo que la demora será la habitual de las compañías suministradoras en este tipo instalaciones».

Los padres de los alumnos tienen previsto celebrar la próxima semana una junta general para poder constituir el ampa de este centro, y poder elegir también a los representantes de este colectivo en el futuro Consejo Escolar del instituto que acoge a 110 alumnos en cuatro aulas. Por el momento funciona como una extensión del IES Las Dunas de las Chapas.