Ojén perfila su dispositivo de seguridad estival en un contexto de caída de los delitos

SUR

marbella. Trece delitos menos que en el mismo periodo de 2018. Esos son los datos que el teniente de la Guardia Civil José Manuel Subires Ríos expuso en la Junta de Seguridad Ciudadana que convocó el alcalde de Ojén, José Antonio Gómez. A la misma asistieron el concejal, Diego Santos, el jefe de Policía Local, Jorge Castellano representantes de la Guardia Civil, tanto del puesto de Ojén como de la Compañía de Marbella, un representante de la Subdelegación del Gobierno, Francisco Fernández España, y representantes de la oposición.

El motivo de la comparecencia guarda relación con la coordinación para los próximos eventos de concentración de público que tendrán en lugar este verano, empezando por Ojeando Festival, el fin de semana del 28 y 29 de junio, hasta culminar con la Feria en honor a San Dionisio, a primeros del mes de octubre. Concretamente para el acontecimiento más cercano, se prevé el apoyo de los servicios de Guardia Civil de Benahavís para que haya un dispositivo acorde con la multitud de visitantes que se espera para Ojeando durante viernes noche y todo el día y noche del sábado.

Jóvenes problemáticos

Todos los responsables han puesto de manifiesto que Ojén es una localidad de baja problemática y «todos debemos seguir trabajando para que siga así», dijo el regidor, quien aprovechó la ocasión para pedir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad presentes una especial atención a un grupo de jóvenes que están causando cierto malestar general por actos de vandalismo y consumo de drogas. «La mayoría son menores de edad y seguro que cuando crezcan y maduren cambian de comportamiento, pero nuestra misión es también encauzarlos para que lo hagan», afirmó Gómez.

En la Junta de Seguridad, que el alcalde convoca anualmente en estas fechas, se han planteado las estadísticas pormenorizadas de delitos, actuaciones y aprehensiones de droga en el periodo de enero a mayo de 2019. Concretamente ha habido una disminución de las infracciones penales respecto al mismo periodo de 2018, pasando de 78 a 65. También se ha registrado una reducción generalizada en otro tipo de delitos, así como un aumento de las actuaciones en cuanto a infracciones administrativas.

Los representantes de ambos cuerpos pusieron de manifiesto la necesidad de aumentar el número de efectivos destinados a Ojén, que encara ahora la cuarta fase de instalación de cámaras; cuestión en la que el municipio fue pionero en la provincia en 2008.