Las obras del Club Med aceleran para el verano 2019

El edifcio del antiguo hotel Don Miguel ha quedado reducido a su estructura./Josele-Lanza -
El edifcio del antiguo hotel Don Miguel ha quedado reducido a su estructura. / Josele-Lanza -

Concluida la primera fase de las obras, que han dejado reducido a una estructura hueca el antiguo edificio, el nuevo hotel comienza a tomar forma La reconversión del antiguo Don Miguel entra en su recta final y requerirá la contratación de un millar de trabajadores

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

marbella. Las obras se llevan adelante bajo un manto de absoluta discreción, pero avanzan a paso decidido. El antigo hotel Don Miguel, adquirido en 2012 por el grupo de capital árabe Magna Marbella, volverá a abrir con un aspecto renovado y bajo la gestión del grupo francés Club Med. Cuando en el pasado abril se colocó la primera piedra, se anunció que el nuevo establecimiento abriría en julio del año próximo. A menos de un año de cumplirse ese plazo, los responsables de ambas empresas mantienen ese objetivo.

Desde aquel acto celebrado hace poco más de cinco meses no se ha perdido tiempo. El edificio del antiguo hotel Don Miguel, inaugurado en 1975 y que cerró definitivamente sus puertas en 2004, había estado abandonado desde entonces. El desafío era aprovechar la estructura de ese edificio para que sirviera como esqueleto del nuevo hotel, en un ambicioso proyecto que supondrá una inversión total de 72 millones de euros. Los trabajos realizados en los últimos meses han culminado esa primera etapa, consistente en reducir a un esqueleto el inmueble que alojó el Don Miguel.

Una visita por las instalaciones permite comprobar que del antiguo hotel ya no quedan prácticamente rastros. Sólo la estructura sobre la que se sostendrá el nuevo establecimiento. Las antiguas piscinas servirán ahora como depósito de agua, un aspecto del proyecto que pretende ser respetuoso con el medio ambiente ya que el líquido se recogerá de forma natural de los 125.000 metros cuadrados de suelo que ocupa la parcela. Sobre estos depósitos, en la zona sur del terreno, se levantará un jardín que, según refleja la publicidad del proyecto que aparece en la web oficial de Club Med se inspirará en los olivares de la localidad jienense de Úbeda.

Los jardines son una parte esencial del nuevo proyecto y la intención de que muestren toda su exuberancia cuando el establecimiento sea inaugurado el próximo verano ha motivado que los trabajos de jardinería convivan en estos días con las últimas demoliciones de las estructuras que desaparecerán por no ser funcionales al nuevo proyecto. Todas las especies que había en el terreno y que supervivieron de manera silvestre a más de una década de abandono serán conservadas.

Ahora, prácticamente concluida la etapa de demolición, comenzará la fase de construcción. Marbella ya se ha incorporado a la oferta de Club Med para el próximo verano y por eso la empresa considera imprescindible cumplir con el plazo de apertura previsto. Por ello se prevé que en estos meses finales de obra la dotación de personal en la obra se amplíe hasta llegar a los mil trabajadores, teniendo en cuenta las dimensiones del hotel, con 485 habitaciones repartidas en 14 plantas, lo que lo convertirá en el hotel con más camas de Marbella, cerca de mil.

Según estas previsiones, se crearán 300 puestos de empleo directo y 1.000 indirectos. El hotel operará 11 meses al año bajo la fórmula del todo incluido para familias y contará con infraestructura para acoger grupos gracias a sus nuevas instalaciones de reuniones y eventos.

Interior del edificio.Las obras se desarrollan a gran ritmo.El mural escultórico ha sido conservado. / Josele-Lanza -

Aunque el aspecto final que tendrá el edificio central es todavía un secreto celosamente guardado, si se sabe que se mantendrá la estructura original de tres cuerpos. Un edificio secundario que existía al sur de la misma ha sido demolido y en su lugar se construirá un edificio de una sola planta de forma circular junto a la cual estarán las nuevas piscinas.

La zona norte del complejo albergará toda la dotación deportiva, con 11 pistas de tenis y otras dotaciones para el ejercicio físico, mientras que al sur estarán los jardines, el chiringuito y los sectores que se destinarán a las actividades de animación.

El hotel ya se promociona en la web de Club Med como «ideal para familias con niños a partir de 4 meses. Un verdadero oasis de vegetación con 14 hectáreas de exuberantes jardines, con cuatro piscinas una de ellas incluyendo un bar con zumos depurativos. Es el lugar ideal para relajarse, gracias a su espacio de meditación entre los árboles, en primer plano del salón gastronómico».El edificio, según el anuncio de la compañía, tendrá «un audaz diseño andaluz»

Pese a que la modalidad de explotación será la de todo incluido, Club-Med prevé que sus clientes disfruten de la ciudad y de hecho recomienda «cinco cosas imprescindibles que no debe perderse» de Marbella. Señala en ese sentido las playas, recomendando las situadas al este de la ciudad, y los restaurantes, con las recomendaciones de Nobu, Mahiki, Rachel's EcoLove, The Farm, Lobito de Mar, El Estrecho, La Moraga Bistro y Skina.

También aconseja, como principales atracciones a visitar, el Casco Antiguo, la Milla de Oro, Puerto Banús, la Avenida del Mar y el Museo del Grabado.

La cuarta recomendación se refiere a la 'hora del cóctel', donde se menciona Sylt, La Sala By The Sea, Mahiki's Coconut Cocktail Bar y News Cafe. La lista de cosas que no deben perderse se completa con las compras, donde menciona a varios centros comerciales, como El Corte Inglés y Marina Banús, las tiendas de Puerto Banús y Ricardo Soriano y la de ropa vintage Chic Vintage, del Casco Antiguo.

 

Fotos

Vídeos