El obispo de Málaga recorre la ciudad en una visita pastoral a la Encarnación

Jesús Catalá se reunió con párrocos, feligreses y cofradías en distintos puntos de la localidad, como la Ermita de Santiago

ANDREA JIMÉNEZMARBELLA.

El obispo de Málaga

recorrió ayer la ciudad de Marbella en una visita pastoral por el municipio, en la que se reunió con párrocos, feligreses y cofradías en una jornada marcada por el respeto hacia la figura que representa.

La jornada arrancó hacia las 10.30 horas de la mañana, cuando llegó a la ciudad. La ruta inició en la iglesia de la Encarnación, donde lo esperaban numerosos feligreses para recibir su saludo. Tras hacer una oración, se entrevistó con el párroco de la misma, José López Solórzano, y juntos bajaron al columbario de la Encarnación, situado en el sótano de la iglesia, a rezar por los difuntos.

Era la primera visita oficial que el obispo realizaba a la Ermita de Santiago Además de reunirse con párrocos y feligreses, dio la comunión a los enfermos

Tras la oración en la iglesia de la Encarnación, el obispo dio la comunión a los enfermos, en una visita junto a López Solórzano.

Asimismo, ambos continuaron la programación prevista y visitaron la Ermita de Santiago, situada en la Plaza de Los Naranjos. Esta era la primera visita oficial que el obispo realizaba a esta capilla, la única que visitó en su recorrido por la ciudad.

Tras una oración en dicha capilla, la comitiva se dirigió a las dependencias parroquiales, donde tuvo lugar un almuerzo con los sacerdotes del arciprestazgo.

A las 17.30 horas, el obispo continuó su visita, en la que estaban programados varios encuentros. El primero de ellos se produjo con catequistas de la ciudad, seguido de una reunión con el grupo de liturgia, adoración nocturna y Cáritas.

Tras finalizar estos encuentros, tuvo lugar un rezo de vísperas en la parroquia de la Encarnación, a las 19.30 horas.

Por último, sobre las 20.00 horas, el obispo se reunió con la Agrupación de Cofradías y las permanentes de hermandades de Penitencia y Gloria.

Catalá volverá a Marbella el próximo 30 de junio, para reunirse con el Consejo Pastoral Parroquial y el Consejo de Economía, y su visita también contará con un almuerzo y una misa estacional.

Estas visitas pastorales se realizan de manera habitual, ya que cada año el obispo debe visitar total o parcialmente a su diócesis, de modo que al menos cada cinco años visite la diócesis entera. En ella, el obispo suele tener encuentros con el clero, los religiosos y los laicos.