Un navío con mucha historia

La maqueta expuesta en el Ayuntamiento./Charo Márquez
La maqueta expuesta en el Ayuntamiento. / Charo Márquez

El Ayuntamiento de Estepona expone la maqueta del Victory de Nelson que un esteponero ha tardado más de 11 años en terminar

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Construir un barco lleva años, pero hacer la maqueta de uno de ellos puede ser igual de laborioso. José Miralles, esteponero de nacimiento, ha invertido más de 11 años en realizar una fiel reproducción del navío de línea HMS Victory que fue capitaneado por el comandante Nelson durante la famosa batalla de Trafalgar.

La maqueta, realizada a una escala 1/50, se expone estos días en las dependencias municipales del edificio Puertosol. Miralles ha invertido tanto tiempo en la construcción como en documentarse. Viajó hasta en tres ocasiones a Reino Unido para visitar el navío original, que se encuentra atracado en Portsmouth, convertido en un museo para los aficionados a la historia y la náutica. Y para la arboladura, Miralles estuvo durante una semana visitando el Museo de las Ciencias de Londres para anotar todos los aparejos de un modelo del HMS Victory que allí se expone.

Comenta que su experiencia como delineante y sus años de infancia en la carpintería de sus tíos en Estepona han sido fundamentales para poder llevar a cabo este proyecto. Es el primer gran barco que realiza, se había atrevido con algunos aviones de aeromodelismo, pero nada tan ambicioso como el Victory.

Durante 10 años estuvo construyendo el barco con miles y miles de piezas de madera noble. Comenta que tan solo el casco incluye un revestimiento de más de 2.000 piezas de cobre. Una vez concluido el barco, se puso manos a la obra con la tripulación. La maqueta incluye 90 figuras en las que están reflejados los distintos rangos de la tripulación y también de los oficiales.

Miralles recuerda que este navío de línea podría albergar hasta 850 personas a bordo en tiempos de paz, «por lo que las condiciones de vida dentro del barco solían ser bastante duras».

Este trabajo tan artesanal también suma innovación pues todas las figuras se han obtenido con una impresora 3D de alta definición, «aunque luego había que recortar, pintar y añadir elementos a cada una, como un pañuelo, un gorro, o el uniforme de los oficiales», detalla el autor.

Miralles ha pensado hasta en el más mínimo detalle. El interior del barco también está terminado e incorpora unos farolillos propios de la época que iluminan la embarcación. Tanto tiempo y trabajo ha invertido José en esta obra que al final decidió encargar la mesa sobre la que se asienta. «Todo, todo está hecho por mí, incluso la urna, pero como se iba a exponer decidí encargar la mesa a un carpintero», comenta.

Esta réplica ha estado expuesta anteriormente en la Liga Naval de Andalucía y en el aula del Mar de Málaga y ahora permanecerá en el Consistorio hasta el próximo 31 de marzo.

 

Fotos

Vídeos