«La mujer empresaria ha avanzado, pero queda mucho por hacer»

Myriam Herrera es presidenta de la asociación desde hace casi dos años. /SUR
Myriam Herrera es presidenta de la asociación desde hace casi dos años. / SUR

La asociación, que cuenta con tres sedes, celebra su décimo aniversario con el reto de conseguir una igualdad real en el ámbito laboral

ANDREA JIMÉNEZMARBELLA.

Myriam Herrera es la presidenta de Red Emprendedoras Marbella, una asociación creada para apoyar al sector empresarial femenino en la ciudad a través de una red de apoyo y promoción para los negocios asociados. Gracias a su trayectoria basada en el marketing relacional, han conseguido ampliar su alcance hasta el Campo de Gibraltar y Estepona, donde cada vez cuentan con más socias. Este 2019 cumplen su décimo aniversario con el objetivo de seguir creciendo y apostando por la sinergia empresarial.

-¿Cómo fueron los comienzos de Red Emprendedoras Marbella?

-Nació en el año 2009, cuando un grupo de mujeres empresarias de la ciudad coincidían en eventos sociales, y se dieron cuenta de que necesitaban tener una asociación en la que se pudieran dar apoyo y fomentar las sinergias empresariales. Crecimos muy rápido, ha sido un proyecto exitoso porque todas nos sentimos muy cómodas. Llegamos a tener 140 socias, pero en la época de crisis bajamos a 86, ya que cerraron muchas empresas. A pesar de todo, hemos crecido bastante en los últimos dos años, ahora somos 115 afiliadas y todo va muy bien, tenemos mucha visibilidad.

«Esta ciudad tiene un foco de emprendimiento interesante, pero hay cosas que mejorar»«Los puntos fuertes de Marbella son los sectores de servicios, sanitarios y de construcción»

-¿Se ha recuperado el sector empresarial de la crisis?

-Ha habido una gran mejoría en estos últimos años, aunque falta mucho por hacer. Marbella necesita que su PGOU funcione, yo soy arquitecta y conozco el sector de la construcción, que supone un gran motor para la ciudad. Marbella vende calidad, si seguimos apostando por eso seguiremos mejorando, y creo que ya se ven los resultados. Nosotras tenemos socias de casi 30 sectores diferentes: servicios, sanitario, construcción, inmobiliaria, decoración... Son los puntos fuertes que tenemos en la ciudad.

-¿Marbella es una ciudad con potencial emprendedor?

-Sí. El perfil cosmopolita de la ciudad ayuda mucho, es muy bueno que haya gente de diversas nacionalidades. Obviamente tampoco podemos olvidar su clima, su origen y su historia, todo eso es fundamental. Es verdad que el carácter de los marbellíes también ayuda. Veo un foco de emprendimiento interesante, que va bien encaminado, pero hay trabajo por hacer y muchas cosas que mejorar. Nosotras hemos ampliado la visión con las sedes de Campo de Gibraltar y Estepona, que creamos en 2013 y 2017, respectivamente.

-¿Qué diferencias hay en estas zonas con respecto a Marbella?

-Gracias a estos nuevos puntos en nuestra asociación hemos podido ver la gran diferencia de progreso entre ellas. Hay un abismo entre el Campo de Gibraltar y la Costa del Sol. Estepona está siendo muy relanzada y ha tenido un auge muy importante. La inversión también ha ido hacia Benahavís u Ojén, que han emergido con fuerza, aunque Marbella va a la cabeza.

-¿Qué han significado estos diez años para la asociación?

-Hemos avanzado muchísimo, empezamos haciendo pequeños encuentros entre mujeres, y actualmente organizamos tres eventos de 'networking' al mes, uno en cada sede. Hemos conseguido generar una red de confianza, con una sinergia empresarial muy buena. Con el tiempo hemos aprendido, nos hemos apoyado, y hemos generado esa red de contactos, sabemos que las socias nos recomiendan. No paro de recibir llamadas de grandes empresas de la zona pidiéndome información sobre nuestra organización y solicitando poder entrar. Ha habido un salto cualitativo importante.

-¿En qué sentido?

-Las empresas ven que tenemos una gran difusión y una gran capacidad de hacer marketing, que es nuestro papel fundamental: conocer bien al resto de asociadas para poder recomendarlas. Con pocos recursos estamos teniendo muchos resultados, y ahí está nuestro mayor avance. También hemos incluido dentro de nuestra asociación la figura del empresario colaborador, ya que no nos debemos engañar, el mercado es mixto y las oportunidades son de todos. Creemos que la igualdad se consigue desde las dos perspectivas de género.

-¿Hay machismo en el sector empresarial marbellí?

-Es cierto que en los últimos dos años hemos notado un avance importante en la sociedad con respecto al papel de la mujer en el mundo empresarial, pero aún los estereotipos y las barreras son difíciles de romper. Nosotras somos pioneras en la celebración del Día por la Igualdad Salarial en la Costa del Sol, desde 2012 hemos ido animando a otras instituciones a que lo hagan, como el Ayuntamiento de Marbella, que nos apoya en nuestras iniciativas. Aunque vamos teniendo más visibilidad y más concienciación, entendemos que es un tema de educación. Queda mucho por hacer.

-Tras diez años de andadura, ¿qué objetivos se plantean para el futuro de la asociación?

-Hemos iniciado un programa de formación, ya que hasta ahora solo contábamos con talleres. Somos conscientes del mundo cambiante que tenemos, y hemos visto fundamental enfocar un plan de formación continua que nos permita estar al día. Para nosotras no es tan importante crecer en número, sino en calidad. También queremos apostar por la nueva emprendedora, ya que hasta ahora solicitábamos que las socias tuvieran una experiencia de al menos un año. La idea es que permanezcan durante ese tiempo dentro de la asociación, con una cuota aún mucho más baja, para que aprendan y se puedan nutrir de nuestra experiencia. Así conocerán de primera mano las claves sobre cómo funciona una empresa, para evitar una mala planificación o una posible quiebra.