Marbella reivindica la figura de Ana Orantes, la mujer quemada viva por su exmarido en 1997

NIEVES CASTRO

Marbella. Marbella no olvida a Ana Orantes. El Ayuntamiento dedicará una rotonda en el entorno del bulevar Pablo Ráez a la mujer asesinada en 1997 por su exmarido en Cúllar Vega, en el área metropolitana de Granada, 13 días después de narrar en un programa de televisión su terrible historia de malos tratos. La petición para rendir homenaje público a esta víctima de la violencia de género parte de la Asociación Marbella Feminista y fue ratificada ayer por el pleno del Ayuntamiento, con la abstención de Costa del Sol Sí Puede -la marca local de Podemos- y el apoyo del resto de los grupos (PP, PSOE, IU y OSP).

Orantes fue la víctima de violencia de género número 59 de 1997. Durante la sesión se recordó que su asesinato cambió la percepción que hasta ese momento tenía la sociedad de esta lacra, pasando del ámbito doméstico a la palestra pública. En este sentido, la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, ha referido que «no fue un caso más, sino el caso que removió conciencias». La granadina narró los episodios de palizas y amenazas que sufrió durante cuatro décadas y, posteriormente, sus ocho hijos, en el programa 'De tarde en tarde', de Canal Sur, un 4 de diciembre de 1997, y sólo 13 días después su ya exmarido, José Parejo, la asesinó tras rociarla con gasolina y quemarla viva.S u muerte, a los 60 años, no sólo conmocionó a la opinión pública, sino que provocó una revolución legislativa que se inició con la reforma del Código Penal y terminó con la aprobación, en diciembre de 2004, por el voto unánime de todos los partidos, de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.