Marbella pone a prueba sus servicios de salvamento

23 efectivos de los cuerpos de seguridad participan en un rescate simulado en el mar

Marbella pone a prueba sus servicios de salvamento
Andrea Jiménez
ANDREA JIMÉNEZMarbella

Sobre las 09.30 horas de la mañana, la playa de Casablanca en Marbella ha contado con un alto despliegue de salvamento. Los curiosos observaban desde el paseo marítimo, algunos de ellos sin saber que no se trataba de una operación real, sino de un simulacro, organizado por los cuerpos de seguridad locales. El objetivo del mismo, en el que se realizó un rescate a una embarcación supuestamente en llamas, es activar y poner en marcha los equipos del Plan de Seguridad de Playas, que se puso en marcha al comienzo de la temporada de verano. En total, participaron 23 efectivos en la práctica, que se extendió durante una media hora. Los tres cuerpos de Seguridad Ciudadana intervinieron en la simulación: cuatro bomberos de la unidad subacuática (un patrón, dos rescatadores y un jefe de seguridad), dos efectivos de Protección Civil, cinco policías (que contaban con un dron), y cinco personas en las salas de 092, puestos de socorro y Protección Civil. Además, se incluyeron siete empleados de Medios Acuáticos S.L.U. (cinco socorristas y dos técnicos de ambulancia).

La buena coordinación entre todos los operarios era clave para poder llevar a cabo el simulacro, que empezó según el guión establecido. En primer lugar, un socorrista de la torre de salvamento dio la voz de alarma sobre una embarcación en llamas que solicita ayuda. En este momento se activó el protocolo de actuación diseñado para este tipo de situaciones.

En pocos minutos, una embarcación y una moto de agua se desplazaron al lugar, en el que se encontraba una embarcación en llamas. Su pasajero cayó al agua y fue rescatado por dos socorristas, que lo trasladaron a la orilla en la tabla de salvamento dentro de la moto de agua.

Rescate del tripulante del barco siniestrado.
Rescate del tripulante del barco siniestrado. / Josele

Tras ellos, las embarcaciones de la unidad acuática de bomberos y Protección Civil llegaron al punto de rescate. Los bomberos fueron los encargados de controlar y apagar el fuego de la embarcación siniestrada, de un característico color naranja. El incendio había sido simulado por ellos mismos, minutos antes, de manera controlada.

Mientras esto sucedía en el mar, la Policía Local estableció un perímetro de seguridad en la playa, en el que destacaba un dron que se desplazó al barco siniestrado para comprobar la veracidad de su aviso y su situación minuto a minuto. Junto a ellos, una ambulancia se desplazó al lugar para recibir al tripulante rescatado. Una vez en la orilla, se le practicó una maniobra de reanimación cardiopulmonar, para trasladarlo posteriormente al hospital.

De nuevo en el agua, el rescate simulado continuaba su guión con paso firme y rápido. Tras borrar el fuego, los bomberos procedieron a controlar y a remolcar la embarcación siniestrada al puerto deportivo.

El concejal de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz, que estuvo presente en el simulacro, destacó la relevancia de esta labor, «especialmente en un término municipal con cuatro puertos, 27 kilómetros de costa y un tráfico marítimo importante». Asimismo, aseguró que este tipo de prácticas son necesarias para «tener a punto nuestros servicios de emergencias» y recordó que no se ha producido ningún accidente de este tipo en 2019, teniendo como último caso el incendio de una embarcación en Puerto Banús el año pasado.