Marbella se plantea reducir a tres meses el plazo para la concesión de licencias

Trabajadores en una obra (archivo)./SUR
Trabajadores en una obra (archivo). / SUR

Actualmente es de un año y medio y durante la primera parte de 2018 se pretende bajar a nueve meses

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

Reducir el plazo de concesión de licencias de obras es uno de los principales objetivos que se ha planteado el Ayuntamiento de Marbella para 2018. Así lo ha asegurado la alcaldesa, Ángeles Muñoz, que ha adelantado que el primer paso será reducirlo a la mitad de lo que estaba cuando llegó el actual equipo de gobierno tras la moción de censura del pasado verano. En ese momento, afirmó, la demora media para la concesión de licencias se situaba en un año y medio y deberá conseguirse el objetivo de reducirlo a nueve meses en la primera parte de este año. Según la alcaldesa, Marbella debe recuperar su condición de motor económico y para ello es necesario agilizar la gestión urbanística.

Muñoz, que hizo un balance de sus primeros cuatro meses al frente del gobierno municipal y expuso los objetivos para el año que acaba de comenzar, explicó que en busca de ese objetivo se ha modificado la estructura de la Delegación de Urbanismo y que se harán contrataciones tanto de abogados como de auxiliares administrativos. La alcaldesa aseguró que lo que se pretende es que ese cambio se traduzca en una agilización en la concesión de las licencias de obras, una de las cuestiones que más preocupación levantó en los últimos tiempos entre los empresarios del sector. El objetivo es que la tramitación no exceda un plazo de entre tres y cuatro meses. Asimismo, el plazo para responder a peticiones de información relacionadas con esta área debe bajar a 15 días, según aseguró.

La alcaldesa adelantó también que durante 2018 se licitará el pliego para la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y se aprobará la adaptación a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) del documento actual, aprobado en 1986 y que volvió a entrar en vigor en noviembre de 2015 cuando el Tribunal Supremo anuló el Plan de 2010.

Durante este año también está previsto que se dé inicio a las obras de remodelación y mejora de la Milla de Oro, se licite el pliego de condiciones para el servicio de transporte público, se retomen las obras de nuevos tramos del paseo marítimo y se instale la videovigilancia en la ciudad.

Asimismo, está previsto que se vuelva a poner en marcha el Plan de Barrios, con una inversión de 3,5 millones de euros.

 

Fotos

Vídeos