Marbella inicia los trámites para la licitación de las obras de los centros de Salud de Las Chapas y Ricardo Soriano

Antigua sede de Urbanismo y futuro centro de salud en Ricardo Soriano/ Josele
Antigua sede de Urbanismo y futuro centro de salud en Ricardo Soriano / Josele

El Ayuntamiento toma la iniciativa tras conocer el plan funcional de la Junta de Andalucía

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El Ayuntamiento de Marbella ha iniciado los trámites para convertir en centros de salud dos locales ya construidos que se destinarán a ese fin. Se trata del antiguo edificio de Planeamiento en Ricardo Soriano -que en su día fue el cuartel general de Juan Antonio Roca-, actualmente propiedad de la Junta de Andalucía, y de unos locales situados en Las Chapas que han sido cedidos por la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

La institución municipal ha tomado esta iniciativa tras conocer el plan funcional de la Junta de Andalucía en materia sanitaria y tras obtener el compromiso del Gobierno andaluz de equipar ambas instalaciones una vez que concluyan las obras de adecuación a su nuevo uso. Con esta doble actuación, Marbella da un paso en la puesta al día de su dotación sanitaria, ya que podrá contar con sendos centros de salud en dos de las zonas con peor cobertura, el centro de la ciudad y el distrito de Las Chapas.

El Ayuntamiento de Marbella y la delegación de Málaga de Salud de la Junta de Andalucía mantuvieron este martes una reunión técnica para avanzar en los proyectos de los nuevos centros de Las Chapas y de la antigua sede de Urbanismo en la avenida Ricardo Soriano. El delegado provincial del ramo, Carlos Bautista, trasladó a la alcaldesa, Ángeles Muñoz, el plan funcional de ambas instalaciones de cara a que el Ayuntamiento inicie las actuaciones para elaborar el anteproyecto y llevar a cabo la licitación de las obras, que están previstas que comiencen el próximo año, según ha informado el Ayuntamiento.

La regidora ha recordado que Las Chapas ampliará sus instalaciones en unos locales que cederá la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, de 350 metros cuadrados, con nuevas consultas de atención primaria, pediatría y salas destinadas a mujeres embarazadas. En cuanto al edificio de Ricardo Soriano, contará con unas dimensiones de 1.700 metros cuadrados y albergará nuevos espacios para salud mental, así como equipamientos de rayos y mamografías.

Muñoz ha destacado que la reunión «ha sido muy productiva para seguir avanzando en dos grandes proyectos sanitarios para el municipio, dos actuaciones que eran necesarias y urgentes y que tanto la ciudadanía como la administración local hemos venido reclamando durante mucho tiempo al anterior Gobierno socialista».

La regidora aseguró que el Gobierno andaluz ha demostrado en este tiempo «una gran sensibilidad con Marbella », y ha asegurado que el objetivo del Ayuntamiento «es finalizar el mandato con una vuelta clara a la atención sanitaria en el municipio».

Además, ha indicado que la intención del anterior Ejecutivo socialista de la Junta de Andalucía fue la de sacar el antiguo edificio de Urbanismo a subasta hasta en dos ocasiones. En ninguna se pudo concretar la venta ante la falta de ofertas. El edificio, originalmente de propiedad municipal, pasó a manos de la Junta como parte de pago de uno de los vencimientos del préstamo de 100 millones de euros concedido por la Administración autonómica al Consistorio durante la etapa de la gestora. Posteriormente ambas administraciones llegaron a un acuerdo para la refinanciación de esa deuda.

«Este Ayuntamiento y el nuevo Gobierno andaluz hemos conseguido parar esta medida -dijo Muñoz en relación con la venta del edificio- y el inmueble ha sido adscrito al área de Salud para crear un importante centro en nuestra ciudad», ha señalado la alcaldesa.

Por su parte, Bautista ha subrayado: «Hemos venido a Marbella ya con técnicos, planos y presupuestos, lo que refleja que los proyectos ya están rodando y que en poco tiempo contaremos en Las Chapas y en Ricardo Soriano con dos centros de salud en los que los profesionales van a trabajar en mejores condiciones, con más espacios y equipamientos y en los que la ciudadanía va a tener nuevos servicios y equipos». «También vamos a actuar en el resto de centros con medidas relacionadas con la accesibilidad, entre otras», ha apuntado el delegado de Salud, quien ha subrayado que el objetivo es que «a final de mandato, Marbella recupere una parte de las infraestructuras sanitarias que no ha tenido en los últimos tiempos».

Por último, ha informado en relación a la situación del Hospital Costa del Sol que, tras el rescate del aparcamiento, se continúa trabajando en el plan funcional con la intención de que el año que viene salga la licitación y comiencen las obras. «Este plan lo que nos está viniendo a decir es que tendremos que ampliar las instalaciones que aún están por finalizar y en la que implantaremos, en una buena parte, instalaciones de salud mental y apostaremos fuerte por las tecnologías».