Marbella cierra el presupuesto de 2018 con 46 millones de euros en el banco

Ángeles Muñoz, con los ediles Félix Romero y Manuel Osorio/Josele-Lanza
Ángeles Muñoz, con los ediles Félix Romero y Manuel Osorio / Josele-Lanza

La alcaldesa asegura que el plan de ajuste no incluirá recortes y que fue impuesto por la baja ejecución presupuestaria del tripartito

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La liquidación presupuestaria del Ayuntamiento de Marbella correspondiente al ejercicio 2018 se cerró el 1 de abril con 46 millones de euros en el banco y un remanente de tesorería de 91,5 millones. Así lo ha asegurado este lunes la alcaldesa, Ángeles Muñoz, que ha asegurado que la situación económica y financiera del Ayuntamiento es de solvencia y que el plan de ajuste al que está obligada la institución municipal no incluirá recortes.

Muñoz ha asegurado que la gestión que se ha hecho desde el área económica, que está a cargo del concejal de Opción Sampedreña Manuel Osorio, ha sido solvente y eficaz y que lo que ha obligado al Ayuntamiento a implantar un plan de ajuste ha sido consecuencia del bajo nivel de ejecución presupuestaria en el ejercicio 2016, cuando gobernaba el tripartito. Elló llevó al equipo de gobierno que preside a saltarse el techo de gasto, que se fija en función de un porcentaje de la ejecución presupuestaria, lo que obligó a poner en marcha un plan de ajuste.

«La ejecución presupuestaria había sido tan baja en 2016 que el Gobierno obliga a que en los presupuestos del año siguiente solamente se puede incrementar un porcentaje sobre la ejecución presupuestaria; a partir de ese momento se presentó un plan de ajuste sin recortes», afirmó.

Se trata, según Muñoz, de un plan impuesto como consecuencia de una situación coyuntural, no estructural, ya que la situación económica del Ayuntamiento es solvente.

Este plan, afirmó, consiste solamente en la obligación de cumplir el presupuesto. «Simplemente la ejecución del presupuesto al 100 por cien llevaría a recuperar la senda del gasto», afirmó

La alcaldesa señaló en ese sentido que la situación del Ayuntamiento es de solvencia y que en las cuentas municipales no figura más deuda que la que se mantiene con la Junta de Andalucía y con Hacienda y la Seguridad, incluidas ambas en un plan de pagos a largo plazo.

En ese sentido, señaló que el remanente de tesorería del Ayuntamiento (la diferencia entre los gastos y los ingresos) es de 91,5 millones de euros y que en el dinero líquido en la cuenta bancaria es de 46,5 millones de euros. «La solvencia y la estabilidad del Ayuntamiento están garantizadas», afirmó.

Como muestra de esta solvencia , señaló que la liquidez dobla a la de 2016, que el año pasado, se eliminó la deuda con Hidralia y que se han liquidado todas las sentencias judiciales heredadas del gilismo por un total de 27 millones de euros.

Muñoz destacó que el Ayuntamiento comenzó a disfrutar de estabilidad económica a partir de 2011, cuando se firmó el acuerdo con el Gobierno para la refinanciación de la deuda con el Estado heredada del GIL, y que ya en 2016 había 22 millones de euros en el banco, cantidad que se duplicaría al año siguiente. El 2018 esa cantidad se incrementó hasta los 46 millones, cifra que está incluida en la liquidación presupuestaria firmada el pasado 1 de abril y que será presentada ante un pleno extraordinario que ha sido convocado para el próximo lunes.