Marbella actualizará después de 15 años su plan de adicciones para incorporar nuevos consumos

Fachada de la Delegación de Derechos Sociales de Marbella. /Josele
Fachada de la Delegación de Derechos Sociales de Marbella. / Josele

El Ayuntamiento licita la redacción de un diagnóstico y documento final para modernizar la acción municipal en el campo de las dependencias

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El fenómeno de las adicciones con o sin sustancia está en continua evolución y cambio en España. En el área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Marbella conocen esta realidad, por lo que se han propuesto actualizar sin más demora el documento marco con el que trabaja la institución municipal para su tratamiento y que data del año 2004. El nuevo Plan de Adicciones para el municipio deberá recoger las prevalencias actuales de consumo y nuevas adicciones inexistentes hace 15 años. Entre ellas, por ejemplo, pueden estar cuestiones relacionadas con el uso compulsivo de internet o videojuegos y nuevos perfiles de consumo relacionados con los cigarrillos electrónicos o de cannabis por otras vías de administración como las cachimbas.

En definitiva, lo que se pretende es conocer cuáles son la necesidades actuales en el campo de las dependencias y modernizar en función del diagnóstico la red específica de tratamiento y prevención de las adicciones que tiene la Delegación de Derechos Sociales, de modo que se pueda dar una respuesta organizada y efectiva a las demandadas que plantean los usuarios de estos servicios. Con este propósito la Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha sacado a licitación la elaboración del III Plan Municipal de Adicciones de Marbella, que vendrá a sustituir el documento vigente que se ha estado prorrogando desde 2009. 

La previsión del equipo de gobierno es poder implementar el nuevo plan en 2020 con las innovaciones que se propongan. El contrato para la redacción del documento cuenta con un presupuesto base de licitación de 20.570 euros y en concreto se refiere al Servicio de Elaboración, Gestión, Coordinación y Difusión del Diagnóstico y Plan de Acción Municipal en Materia de Adicciones.

El pliego de prescripciones técnicas elaborado para la contratación del servicio recoge que la finalidad de esta adjudicación es contar con «un instrumento de trabajo vivo» que defina prioridades y líneas de acción, así como propuestas de actuación y los recursos necesarios para la consecución de los objetivos. Por otra parte, establece que para la realización del referido diagnóstico deberán de tenerse en cuenta no sólo la estructura de servicios sociales especializados en materia de adicciones, sino otros aspectos como «los recursos materiales, económicos y humanos, los diferentes servicios y prestaciones o el nivel asociativo». Asimismo se pide, entre los contenidos mínimos que deberá contener el documento, un análisis del marco legislativo actual y de las buenas prácticas en materia de adicciones.

La concejala de Derechos Sociales, Isabel Cintado, hace hincapié en la «importancia» de elaborar este III Plan de Adicciones en el municipio de Marbella, con el objetivo de «tener un estudio de la realidad y las necesidades actuales y poder introducir todo lo que nos están demandando los usuarios».

Desde 1999 Marbella ha contado con dos planes municipales de adicciones que se elaboraron con una vigencia de cinco años, no obstante el último de ellos, para el periodo 2004/09, se ha venido prorrogando hasta la actualidad.

Derechos Sociales cuenta con dos centros y un equipo de prevención

En la actualidad, el Ayuntamiento de Marbella cuenta con dos centros para la atención de las adicciones ubicados en Marbella y San Pedro Alcántara, así como con un equipo de prevención, recursos enmarcados en los servicios de la Delegación de Derechos Sociales.

Los centros de adicciones ofrecen un amplio abanico de programas de tratamiento ambulatorio y problemática relacionada. Mientras que el equipo de prevención desarrolla actividades vinculadas con la información en materia adictiva entre la población en edad escolar y sus familias. Este equipo de prevención trabaja con alumnos de Primaria y Secundaria del municipio a través de talleres en centros escolares, programas de educación en valores o actividades deportivas, de ocio y tiempo libre.

Hasta la fecha, en los centros ambulatorios de Marbella y San Pedro de Alcántara se han desarrollado programas de metadona, opiáceos, cocaína y otros estimulantes, alcohol, cannabis, adicciones comportamentales (juego patológico, sectas y otros), hipnosedantes y tabaquismo.

Desde que en 1992 se empezaron a contabilizar los datos, los equipos de tratamiento de adicciones han atendido a 5.365 personas. Sólo el año pasado, por las manos de estos profesionales pasaron 753 usuarios distintos. Anualmente se destinan unos 500.000 euros para el pago de los terapeutas que desarrollan el plan.