Un lugar donde siempre hay algo que pintar

Alumnos de diferentes edades participan en un taller que no entiende de normas a la hora de crear. Desde hace casi un cuarto de siglo, el artista Enrique Calixto imparte estos cursos, que cuentan con alumnos desde 14 hasta 88 años

Un lugar donde siempre hay algo que pintar
ANDREA JIMÉNEZ

El arte no entiende de edades en el taller de dibujo artístico y pintura de Enrique Calixto. Aunque empezó por casualidad en la docencia, ya son 24 años los que lleva ejerciendo como profesor de pintura en este curso, que ha perdurado con el paso del tiempo. El mas mayor de sus alumnos tiene 88 años, y el más joven, 14 años.

En este taller hay cabida para todos los estilos, todas las edades y todas las técnicas. Al ser tan heterogéneo, cada alumno tiene un nivel distinto, aunque siempre comienzan con pautas sobre dibujo y pintura. Una vez que esta formación básica termina, los diferentes gustos hacen que cada estudiante tome su camino propio. «Cuando llevan tres o cuatro cuadros ya empiezan a elegir la tendencia y el estilo, esto hace que sea una enseñanza muy individualizada», explica Calixto.

La formación del taller incluye nociones básicas de dibujo, junto con óleo y acrílico y varias técnicas mixtas. «Cada cuadro es un mundo, una época, una tendencia, un estilo diferente… es lo bueno de esto», comenta el profesor.

Además de tocar numerosas técnicas y estilos, el taller también puede presumir de tener un amplio abanico de nacionalidades, especialmente en la sede de Las Chapas. «He tenido alumnos árabes, chinos, americanos, argentinos, canadienses, suecos, noruegos, polacos, rusos... Es muy interesante, el lenguaje del arte es universal», apunta Calixto, que recuerda además como el taller se convertía en una clase de castellano. «Salvando las distancias del idioma, mis clases se convertían en clases de español gratuitas. Yo hablo inglés y podíamos entendernos, pero al final casi todos los alumnos acababan hablando un buen español en el taller».

Los talleres

Asociación de Vecinos El Barrio
Calle Sol, 37. Teléfono: 952 859 593. El taller de pintura y dibujo se imparte los miércoles, de 16.00 a 20.00 horas, y los sábados, de 10.00 a 14.00 horas.
Tenencia de Alcaldía de Las Chapas
Calle Pinsapo, s/n. Teléfono: 952 768 730. El taller de pintura y dibujo se imparte los martes y jueves, de 16.00 a 20.00 horas.
Fechas
Ambos cursos comienzan el primer martes de septiembre y acaban a finales de junio.

La gran diferencia de procedencias en este curso ha hecho que sean muchas las personas que han pasado por él en sus casi 25 años de historia. Según añade el profesor, actualmente cuenta con 30 alumnos aproximadamente, pero ha llegado a tener más de 120 matrículas. «En sus inicios, este taller estaba subvencionado con fondos del Ayuntamiento, y era gratuito. Pero con el paso del tiempo la mayoría de talleres de este estilo desaparecieron, y solo sobrevivimos los que teníamos mucho alumnado», explica.

Actualmente, este curso cuenta con un precio «muy económico y bastante asequible» para cubrir los gastos del mismo. «El Ayuntamiento nos facilita los espacios y algo de material, como los caballetes, pero los alumnos pagan su matrícula», apunta Calixto, y añade que los talleres son de ocho horas a la semana, pero que los alumnos no están obligados a asistir en todas ellas. «Pueden venir cuando quieran, yo estoy disponible esas ocho horas para ellos».

Ampliar conocimentos

Las ocho horas de clase se convierten en muchas más, ya que no es el único sitio en el que se encuentran. «También hacemos salidas a museos, para ampliar conocimientos, ver lo que se está haciendo y lo que se hizo antes. No se trata solo de pintar, hay que estar al día», subraya el profesor, a quien le encanta esta relación con sus alumnos. «Llevamos muchos años juntos, somos como una familia».

Sevilla, Madrid, Granada o Córdoba son algunos de los sitios en los que Calixto ha estado con sus alumnos. «La docencia era una faceta desconocida que al final me ha gustado mucho y es muy enriquecedora, aprendo más que ellos», afirma el profesor del taller, que anima a todas las personas interesadas en la pintura a participar en sus clases, abiertas a todos los gustos y edades.