En libertad con cargos los detenidos por desfigurar a un joven en Marbella

En libertad con cargos los detenidos por desfigurar a un joven en Marbella

Como medida cautelar, la autoridad judicial les ha impuesto una orden de alejamiento de 300 metros

Juan Cano
JUAN CANOMálaga

Los tres detenidos por desfigurar a un joven a patadas en la localidad de Marbella, tras confundirlo con un miembro de otro grupo con el que habían tenido un rifirrafe, han quedado en libertad con cargos e investigados por un delito de lesiones. Como medida cautelar, la autoridad judicial les ha impuesto una orden de alejamiento de 300 metros. El cuarto arrestado, que supuestamente amenazó con un cuchillo a la acompañante de la víctima, también ha quedado en libertad.

Los hechos sucedieron a finales de junio, aunque el caso se ha resuelto ahora con la detención de los presuntos autores, todos de nacionalidad paraguaya y dos de los cuales se encuentra en España en situación irregular (uno incluso en trámite de expulsión). Según la reconstrucción policial, la víctima fue abordada por mediar palabra por tres de los arrestados, que la tiraron al suelo y la emprendieron a patadas. El herido sufrió fracturas en la nariz, los dos pómulos, el paladar y la mandíbula (por tres lugares distintos). Ha requerido de cirugía para reconstruirle el rostro.

Los hechos se remontan al 29 de junio en la plaza de la Constitución del núcleo poblacional de San Pedro Alcántara. El joven caminaba tranquilamente por la calle con una compañera de trabajo cuando fue agredido por tres individuos.

Lo primero que llamaba la atención de la salvaje agresión es que no hubo discusión ni un rifirrafe previo. No había motivo aparente. Tal y como informó la propia Comisaría Provincial, lo tiraron al suelo y empezaron a darle patadas en la cabeza «sin mediar palabra». Mientras, un cuarto sujeto -que no participó directamente en la agresión- amenazaba a la chica con un cuchillo para que no se metiera por medio.

Cuando cesó la paliza, la muchacha que lo acompañaba dio la voz de alarma y el joven fue trasladado al hospital en estado grave. Sufrió múltiples fracturas en la cara que le han afectado a la mandíbula, el paladar, los pómulos y la nariz. Ha tenido que someterse a una «compleja» reconstrucción quirúrgica en el rostro y todavía le queda otra intervención.

El chico quedó en tal estado que ni siquiera pudo ir a denunciar. Tuvo que hacerlo su madre, que se presentó en comisaría para informar de lo ocurrido. De su denuncia se hizo cargo la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría marbellí, que abrió una investigación para identificar a los autores y averiguar el motivo de la agresión.

Al indagar en lo sucedido, los investigadores averiguaron que el ataque se había producido por una error. Los agresores se habían confundido con un integrante de otro grupo de jóvenes con el que previamente tuvieron una disputa en un lugar próximo al de la agresión, según precisaron fuentes policiales.