Lecciones de reciclaje a pie de playa

Los bañistas de la playa de la Bajadilla particando en las actividades organizadas por Mares Circulares. :: josele/
Los bañistas de la playa de la Bajadilla particando en las actividades organizadas por Mares Circulares. :: josele

Concienciar a través de charlas, juegos y dinámicas es el objetivo de este proyecto destinado a toda la familia Marbella se suma a la campaña Mares Circulares, que recorre todo el litoral mediterráneo español

MARÍA GONZÁLEZMARBELLA.

«Hay que reciclar, es importante», comenta Margarita Morales, una bañista que se encuentra en la zona. Y es que como ella cada vez son más los españoles que reconocen la gravedad del problema medioambiental que sufre el planeta. Según el balance anual realizado por Ecoembest en 2018, España es el sexto país de Europa que más envases recicla. Pero no solo la población es cada vez más consciente sobre este tema, sino también lo son las grandes empresas, como es el caso de Coca-Cola que el pasado año decidió comenzar un proyecto de concienciación y reciclaje llamado Mares Circulares, que ya ha recorrido gran parte de la costa española y que realiza su última parada en la playa de la Bajadilla de Marbella.

Este proyecto surgió el pasado año, con el objetivo principal de sensibilizar a la ciudadanía acerca de la importancia del cuidado del entorno marino y de la necesidad de realizar un correcto reciclaje de los residuos. «Hay que aprender a darle una segunda vida a los envases», comenta el gestor de Coca-Cola en Málaga, Juan Francisco Aragón.

La dinámica tiene lugar en una jaima sostenible dividida en varias zonas y actividades, pero donde todas ellas comparten la misma idea, promover la economía circular. «Significa que yo si adquiero algo, lo uso y le busco un nuevo uso o lo reciclo, pero no genero un nuevo residuo a a partir de eso», explica Constanza del Sol, una joven uruguaya que vino a España para continuar sus estudios.

Cosntanza del Sol junto a otros voluntarios de diferentes partes de España ayudan a promover el uso responsable de los envases, a través de diferentes charlas, juegos y actividades para toda la familia.

Las dinámicas dedicadas a los adultos se centran en concienciar y explicar la base del proyecto (la economía circular), todo ellos a través de juegos de conectar, que a su vez están divididos en tres stands diferentes, pero relacionados. Por un lado, el stand de Urgente, donde las personas pueden conocer y aprender el tiempo que necesita para degradarse un periódico o un pañal, por ejemplo. « La gente se sorprende cuando les dice que una pila tarda 1000 años en desaparecer por completo, decirles cuantas generaciones van a seguir viendo esa pila les choca», explica Constanza del sol.

Al lado se encuentra el stand de Lo Importante, donde se le muestra a los curiosos la cantidad de basura recogida el pasado año por los más de 5.000 voluntarios. Por ultimo, Mirando Hacia el Futuro, donde los bañistas aprenden a través de estudios científicos cómo pueden optimizar mejor los residuos o profundizar aún más en el problema del reciclaje .

«Yo llevo mucho tiempo reciclando, es importante porque es bueno para el planeta ya que nos lo hemos cargado», cuenta Margarita Morales, una jubilada que se acercó a la jaima para conocer un poco más sobre el proyecto. Como ella, Concha Borrego, que lleva reciclando desde hace cinco años, «Este proyecto me encanta, hay que reciclar por el medio ambiente».

Y es que los más mayores están cada vez más concienciados con este tema gracias a proyectos y dinámicas como las que realiza Mares Circulares, trasladando la lección a pie de playa.

Este proyecto además está muy centrado en los niños y en la importancia que supone enseñar a los más pequeños a reciclar correctamente. «Los niños se lo saben todo perfectamente, creo que saben más que nosotros, lo están haciendo muy bien. Además, en los colegios les enseñan, les estimulan y saben muchísimo sobre donde tiene que ir cada residuo», cuenta Alejandro Revilla, un estudiante sevillano que como Constanza de Sol han decidido dedicar su verano a concienciar a otras personas sobre la importancia del reciclaje.

En la jaima, los niños pueden aprender a través de dinámicas, juegos y competiciones donde va cada residuo, que se pueden hacer con ellos y sobre todo por qué es importante reciclar. «Ellos se piensan que están jugando nada más, pero haciendo eso ya se les quedan algunas cosas y además siempre les hace ilusión cuando le das un regalillo y más aún cuando les dice que está hecho con plástico reciclado», explica Diego Pascual, monitor de niños desde hace cinco años y voluntario en el proyecto.

Pero no solo depende de estas iniciativas enseñar a los más pequeños, sino también de los colegios, en los que ya se imparten charlas. «En el colegio les dan charlas, por lo que la teoría se la saben, pero si aprende más mejor», cuenta María Ángeles García, madre que ha traído a sus hijos a realizar los juegos.