Un juzgado pide a la Junta que aclare qué empresa debe hacer las tasaciones por el incendio de 2012

La titular de un juzgado de Coín responde de esa manera a una petición de la Fiscalía sobre el siniestro, que afectó a 55 personas y se cobró dos vidas

AGENCIAS MÁLAGA.

El Juzgado de Instrucción número 3 de Coín ha pedido a la Junta de Andalucía que informe sobre qué empresa es responsable de elaborar las valoraciones de daños y tasaciones pendientes sobre el incendio de la Costa del Sol que en agosto de 2012 afectó a varios municipios de la provincia, calcinando 8.225 hectáreas; después de haberse producido un relevo en la empresa que lo estaba haciendo.

Así se señala en una providencia con la que la jueza responde a la petición de la Fiscalía de Málaga para que volviera a librar oficio a la Consejería de Justicia, al considerar «insuficiente» la respuesta dada con anterioridad sobre la cuestión planteada respecto de las periciales que ya se estaban haciendo.

El incendio comenzó el 30 de agosto de 2012 en la zona de Barranco Blanco de Coín y afectó también a los municipios malagueños de Mijas, Marbella, Alhaurín de El Grande, Ojén y Monda. El fuego se cobró la vida de dos personas y provocó importantes daños, habiendo al menos 55 perjudicados.

El ministerio fiscal, y así lo ha acordado ahora la instructora del caso, instaba a que la Administración andaluza respondiera si la empresa anterior que cesó en el contrato es la que debe terminar el trabajo, por tener el encargo de hacer las valoraciones desde años antes durante la vigencia del acuerdo, o debe ser la nueva firma, según han indicado las mismas fuentes.

Asimismo, han señalado que tanto la acusación pública como ahora la jueza inciden en que el trabajo estaba «bastante avanzado» por parte de la anterior empresa y en que la causa está solo pendiente de que termine dicha pericial, advirtiendo, además, de que el procedimiento no admite más dilaciones, ya que se inició hace más de seis años.

Tras un mes de investigación desde el incendio, se determinó que el origen fue la quema de resto de una poda de jardinería. Por esto, se detuvo a un hombre, el jardinero encargado del mantenimiento de la finca donde se originó el fuego, que quedó en libertad, pero se le imputó inicialmente por los delitos de incendio, homicidio por imprudencia y lesiones.

El juzgado declaró en 2016 de especial complejidad esta causa, tras solicitarlo la Fiscalía malagueña y siguiendo los argumentos que expuso ésta. Además, el ministerio público también solicitó en 2017 que la causa fuera por el procedimiento de sumario, teniendo en cuenta la naturaleza y la entidad de los hechos ocurridos; lo que fue acordado por la instructora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos