Estabilizado el incendio de Estepona, que ha calcinado unas 300 hectáreas

Imagen aérea de la zona quemada en el incendio de Estepona / Salvador Salas

Desde las siete de esta mañana, el incendio declarado el lunes en el paraje de Peñas Blancas se ha dado por estabilizado y se ha procedido a desactivar el nivel 1 de emergencia

ALVARO FRÍAS y CHARO MÁRQUEZ

El incendio forestal declarado este lunes en el paraje Peñas Blancas de Estepona se ha dado por estabilizado a las siete de esta mañana y se ha procedido a desactivar el nivel 1 de emergencia. El fuego ha calcinado unas 300 hectáreas del término municipal de esta localidad costasoleña. Desde el Infoca han explicado que estos datos son una primera estimación del área afectada por el fuego, que está calcinando monte mediterráneo, con pinos, encinas y alcornoques, un espacio de un gran valor ecológico.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, indicó ayer durante una visita al puesto de mando avanzado para coordinar las tareas de extinción de este incendio que se trata de un fuego «complejo». A las condiciones meteorológicas adversas, con altas temperaturas y la dirección del viento cambiante, que había durante las primeras horas del fuego, hay que unir el que es el principal obstáculo en la lucha contra este incendio, como es la complicada orografía del terreno. Además, las hasta tres líneas de alta tensión que atraviesan la zona en la que se está produciendo el fuego suponen una gran complicación en la lucha contra el incendio. Alejandro García, uno de los responsables del operativo de Infoca, manifestó que no se puede descargar agua sobre ellas, ya que se crearían arcos eléctricos que son muy peligrosos.

A lo largo de la mañana de ayer se fueron desconectando estas líneas de alta tensión, según el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, por lo que se dio un impulso a las tareas de extinción. Pese a ello, no pueden permanecer desconectadas de forma permanente.

Más

Con el paso de las horas, las condiciones meteorológicas fueron mejorando. «Hay menos viento, temperaturas más suaves y un nivel de humedad mayor», precisó Bendodo. Ante esta situación, se procedió a efectuar un importante ataque contra el fuego, que permitió dar un gran impulso a la lucha contra este incendio.

Los duros trabajos acometidos durante la noche anterior, en los que los efectivos se enfrentaron a llamas de más de 50 metros de altura, también mejoraron las condiciones para combatir el incendio. Con maquinaria pesada, desbrozaron la zona, jugándose la vida, ya que incluso algunos equipos se tuvieron que retirar de zonas en las que podían quedar atrapados debido al viento, que cambiaba constantemente de dirección, y a las dificultades de la orografía.

Medios desplegados

A lo largo de la mañana se fueron sumando los medios aéreos, llegando a trabajar sobre el terreno hasta 22 helicópteros y aviones. En concreto, se incorporaron dos aviones conocidos como Foca del Ejército del Aire. «De los 14 con los que cuenta el ministerio, diez se encuentran en Canarias, y nos han enviado dos para combatir este fuego», señaló García.

Estos aviones, que descargan 5.000 litros de agua en cada tanda, actuaron en las primeras horas de la mañana, ya que es cuando el fuego estaba más calmado y suponen un recurso más efectivo. Conforme transcurría la jornada, tomaron protagonismo los helicópteros, que permitieron sueltas de agua en puntos más concretos, convirtiéndose en un mejor arma en la extinción de este fuego, según expuso García.

Una respuesta «masiva» al incendio, según Moreno, lo que permite ser positivo en cuanto a la evolución de las llamas. Pese a ello, los efectivos de extinción de incendios forestales siguen luchando contra los dos focos de este fuego, que tienen un perímetro total de 12 kilómetros. El nivel de emergencia continúa siendo de nivel uno.

Moreno informó de que los 2.000 vecinos desalojados de forma preventiva debido al incendio ya podían ayer regresar a sus casas. Solo unas cuantas personas, que habitan viviendas de diseminados, siguen sin poder hacerlo.

El presidente de la Junta insistió en tres aspectos positivos de este incendio: «Lo más importante de todo es que no hay que lamentar daños personales en el fuego, además también hemos conseguido perimetrar la zona de mayor valor ecológico, como es el pinsapar de Sierra Bermeja, y, por último, detener al sospechoso de haber provocado las llamas». 

El presidente de la Junta asegura que la situación es de «riesgo extremo» de incendio

Tanto Moreno como Bendodo quisieron agradecer la «labor impagable» de todos aquellos que están participando en las tareas de extinción. Asimismo, destacaron la gran labor de coordinación que se ha llevado a cabo entre las diferentes administraciones y cuerpos de emergencias.

Finalmente, el presidente de la Junta pidió a los andaluces que extremen las precauciones para evitar incendios forestales, teniendo en cuenta que el «campo está muy seco y cualquier incidencia se paga muy cara». Además, solicitó que no se realice ninguna actividad que pueda suponer cualquier tipo de peligro y que, si se observa alguna actitud sospechosa o alguna columna de humo, se denuncie inmediatamente al Servicio de Emergencias 112 Andalucía. «Estamos en una situación de riesgo extremo», concluyó Moreno.