La FEMP nombra a José María García Urbano en una de sus dos vicepresidencias

La FEMP nombra a José María García Urbano en una de sus dos vicepresidencias

El alcalde de Estepona hace valer sus buenos resultados electorales y su nombramiento refuerza el peso del PP de Málaga a nivel nacional

Matías Stuber
MATÍAS STUBER

El pleno de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha elegido este sábado a los miembros de su nueva junta de gobierno para esta legislatura (2019-2023). Entre ellos estará el alcalde popular de Estepona, José María García Urbano, que ocupará una de las dos vicepresidencias. Su nombramiento ha sido ratificado esta tarde por el presidente de la FEMP, Abel Caballero, durante el congreso que este organismo ha celebrado en el Palacio de Ferias de Madrid. La otra vicepresidencia es para la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón (PSOE).

Según fuentes del PP, el nombramiento de García Urbano responde a varias circunstancias. Por un lado, está el resultado electoral que obtuvo en las pasadas elecciones locales de mayo, en las que se convirtió en el alcalde más votado de España. Cosechó el 66,89 por ciento de los votos escrutados y se hizo con 21 de 25 concejales en el Ayuntamiento de Estepona. Por otro lado, la designación también respondería a la buena relación que existe en estos momentos entre el presidente del PP, Pablo Casado, y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. En esta decisión también ha influido la mediación que ha realizado el presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, con el secretario de general del PP, Teodoro García Egea. «El nombramiento del alcalde de Estepona como vicepresidente de la FEMP supone un espaldarazo al PP de Málaga y demuestra la buena sintonía que hay con la dirección nacional», han manifestado las mismas fuentes.

En las elecciones locales de mayo, solo hubo tres provincias en las que el PP logró mejorar sus resultados con respecto a los mismos comicios de 2015: Málaga, Lugo y Teruel. No obstante, con una subida del 1,42 por ciento, Málaga fue la que más creció.

El nombramiento de García Urbano también ayuda a sanar las posibles heridas que pudieran quedar a nivel interno en el PP de Málaga, después de que la dirección provincial no le contemplara como posible presidente de la Diputación, a pesar de que García Urbano mostrara su disposición a desempeñar un cargo que, no obstante, estaba reservado desde el minuto uno para el también alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado.