El profesor de Marbella investigado habría gastado 6.000 euros en pornografía infantil

Agentes de la Guardia Civil durante la fase operativa de la investigación. /SUR
Agentes de la Guardia Civil durante la fase operativa de la investigación. / SUR

El docente, detenido en marzo, habría mantenido conversaciones de carácter sexual por WhatsApp con alumnos y habría intentado quedar con ellos

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

Se llama 'operación Ebisu' y es el enésimo golpe de los Cuerpos de Seguridad a las redes de producción y distribución de pornografía infantil. Las ramificaciones de esta organización, que suma ya 57 implicados, han conducido a los agentes hasta la provincia de Málaga, donde hay dos investigados. Uno de ellos, detenido en marzo, era profesor de instituto de la zona de Marbella, según fuentes cercanas al caso.

'Ebisu' es la secuela de la 'operación Trinity', una investigación desarrollada al alimón entre la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y los mossos d'Esquadra contra una organización dedicada a producir y vender pornografía infantil que captó, según las pesquisas, al menos a 80 menores en España y el extranjero a los que filmaron en escenas de sexo a cambio de dinero.

Si 'Trinity' se centró en identificar a los productores, 'Ebisu' ha ido un paso más allá al poner el foco en los distribuidores y, sobre todo, en la red de clientes. Así fue cómo los investigadores llegaron hasta el docente afincado en Marbella, de entre 40 y 50 años y sin antecedentes, que habría adquirido material pedófilo por una suma aproximada de 6.000 euros, según las fuentes consultadas. Supuestamente, compraba por catálogo y recibía los pedidos vía postal.

Redes sociales

Al investigar al profesor, los agentes descubrieron que, además, habría mantenido contacto con menores de edad por Internet y el teléfono móvil. Según las pesquisas, en redes sociales habría chateado con adolescentes (varones, de 12 a 15 años) que no eran de su entorno, mientras que, a través de whatsApp, habría contactado con alumnos y exalumnos del instituto donde impartía clases.

La red de producción de material pedófilo captó a niños en Málaga

La 'operación Trinity' contra una red de producción de pornografía infantil comenzó en 2016. Las pesquisas permitieron constatar que en un piso de Tortosa (Tarragona) se estarían efectuando abusos sexuales y la grabación de estas prácticas. Ese domicilio funcionó como productora entre 2008 y 2015, y tenía preparado para su distribución postal más de 1.400 DVDs así como un catálogo con más de 2.000 títulos. Los investigadores constataron la existencia de 80 víctimas menores de edad, la mayor parte de nacionalidades de países del norte de África, Este de Europa, Asia y España. Buscaban a adolescentes de familias sin recursos y empezaban por ofrecerles 10 o 20 euros. Al menos una de ellas fue captada en Málaga. A otra la trasladaron de Cataluña hasta la provincia para grabar aquí las escenas.

Si bien la mayoría no entró al juego, cuatro de ellos sí habrían intercambiado mensajes con el docente, quien supuestamente pasaba de mantener conversaciones intrascendentes a hablar de masturbarse o de prácticas homosexuales, haciéndoles proposiciones de carácter sexual y tratando de citarse con ellos, «aunque no hay constancia de que llegara a mantener algún encuentro con estos menores», apunta una fuente próxima a la investigación.

El otro implicado en la provincia de Málaga no llegó a ser detenido, sino que se le incorporó a las diligencias en calidad de investigado puesto que su supuesta implicación en los hechos sería menor que en el caso anterior. En total, los agentes de la UCO y los mossos han arrestado a 12 personas (incluido el profesor) e investigan a otras 31 en distintos puntos del territorio nacional, realizando 25 registros domiciliarios.

A nivel internacional, los agentes han descubierto que este grupo criminal efectuó más de 900 operaciones comerciales con más de 550 clientes de 44 países. La información sobre los usuarios de estos servicios en el extranjero ha sido remitida a través de Interpol a los países afectados.

No obstante, la 'operación Ebisu' se centró sobre 54 compradores, repartidos por España y diversos países en el extranjero, sobre los que se había obtenido información en las pesquisas de 'Trinity'. Durante 10 meses, los investigadores se dedicaron a intentar poner nombres y apellidos a cada uno de ellos.

Casos más destacados

Entre los casos más reseñables, además del profesor, se encuentra uno ocurrido en la provincia de Ciudad Real, en cuyo registro se halló material pedófilo producido por el investigado en connivencia con una tercera persona. La rápida actuación policial permitió la identificación de ésta y derivó en una nueva detención.

En Cantabria se detectó un caso en el que el investigado trabajaba en una escuela infantil, valiéndose de su acceso a los menores para realizar fotografías pedófilas de los mismos y apropiarse de su ropa interior. Y en Cataluña, por otra parte, se descubrió la existencia de una librería que había mantenido relaciones comerciales con la empresa vinculada al grupo criminal que pudo haber gestionado el envío de más de 1.050 pedidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos