Disparan contra una discoteca de Marbella porque no les dejaron salir con las copas

Disparan contra una discoteca de Marbella porque no les dejaron salir con las copas

La Policia Nacional investiga el tiroteo, ocurrido esta madrugada y que se saldó sin heridos

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZMarbella

La noche de fiesta terminó con disparos. La Policía Nacional investiga un suceso ocurrido esta madrugada en el aparcamiento de la discoteca Olivia Valere de Marbella donde al parecer se registraron varios disparos de arma de fuego sin que se produjeran heridos.

Las fuentes consultadas apuntan al descontento de unos clientes como origen de este hecho. Al parecer, sobre las 06.10 de la mañana, unos hombres de origen árabe discutieron con los responsables de la seguridad del establecimiento cuando se disponían a salir, al querer llevarse los vasos en los que estaban consumiendo. Los clientes se enfadaron al no poder llevarse los envases y se dirigieron a su coche, con matrícula alemana, desde donde efectuaron varios disparos, se desconoce si de fogueo o no, contra la fachada de la discoteca.

No se han producido heridos ni daños en el inmueble. La Policía Nacional ha abierto una investigación y por el momento tampoco hay detenidos.

No es la primera vez que el aparcamiento de esta lujosa discoteca registra disparos. El año pasado, concretamente, dos hombres, de origen holandés y belga, que esa noche habían estado de fiesta en el establecimiento resultaron heridos tras recibir varios disparos.

Al salir del establecimiento, ambos se dirigieron al aparcamiento en busca de su coche, que habían dejado allí estacionado. Nada más subirse en el mismo, empezaron a recibir disparos. Alguien que estaba apostado en el exterior, esperando a que salieran, abrió fuego contra ellos.

Fuentes cercanas al caso aseguraron que la intención no era darles un susto, ya que las balas iban dirigidas a la parte superior del cuerpo. De hecho, ambos resultaron heridos. Uno de ellos recibió dos tiros en un hombro y el otro, un impacto en la misma zona. Aunque tuvieron que ser asistidos en el hospital, las lesiones no revistieron gravedad y ni siquiera fueron intervenidos quirúrgicamente.

El cariz del suceso tenía visos de un ajuste de cuentas por el modus operandi.