El instituto más 'soludable'

la patrulla solar en acción en el recreo. :: charo márquez/
la patrulla solar en acción en el recreo. :: charo márquez

El centro cuenta con patrullas solares en sus recreos y es el único instituto de España con el distintivo 'Soludable' EL IES Mar de Alborán destaca por sus acciones de fotoprotección solar

CHARO MÁRQUEZESTEPONA.

Gorras, crema, los chicos se preparan, no para ir a la playa, sino para salir al recreo. En el IES Mar de Alborán se toman muy en serio los efectos nocivos del sol y toda la comunidad educativa trabaja en la misma dirección: en introducir en sus hábitos de vida saludable la fotoprotección.

El centro lleva once años trabajando en el programa Forma Joven de la Junta de Andalucía y desde hace unos años colabora con el área de Dermatología del Hospital Costa del Sol en campañas de fotoprotección.

El IES Mar de Alborán es además el único centro de Secundaria de España que cuenta con el Distintivo Soludable que otorga la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía. Se trata de un sello de calidad que identifica a los centros que promueven activamente la fotoeducación y cumplen requisitos técnicos de seguridad en fotoprotección.

El Mar de Alborán es el único centro de la provincia con placas fotovoltaicas que generan electricidad

Entre estas recomendaciones se encuentra que el centro disponga de zonas de sombra en las áreas externas, es obligatorio, a partir del recreo, el uso de la gorra en el exterior, desde abril a junio, y las clases de Educación Física se evitan a últimas horas de la jornada, cuando el sol más aprieta.

Pero en este instituto llegan más allá. Los alumnos de 1º y 2º de Bachillerato han constituido patrullas solares que ofrecen crema protectora a sus compañeros en el recreo. Antonio Rodríguez, profesor de Educación Física, explica que el centro ganó hace dos años un concurso al conseguir que otros colegios del municipio aplicaran medidas de fotoprotección y eso les reportó un premio en cremas solares valoradas en mil euros. «Los mayores echan crema a los compañeros; les piden que se quiten del sol y les entregan gorras», detalla.

El alumnado también realiza vídeos para el canal de YouTube con recomendaciones para tomar el sol de forma saludable. «Estos mensajes llegan muy bien porque son muy potentes y con el efecto multiplicador de las redes sociales llegan a muchos otros adolescentes», comenta Antonio Rodríguez.

Para combatir al sol hay que conocerlo. Toda la comunidad educativa del centro está puntualmente informada del índice UVI en tiempo real. Para ello, los alumnos del ciclo de Informática han creado un medidor de UVI, que mide la intensidad de la radiación ultravioleta que alcanza la superficie de la Tierra. Juan Carlos Moreno, el profesor de Informática , reconoce que podrían haber comprado un medidor (que podría alcanzar los 300 euros), pero aquí la fotoprotección es transversal y llega a todos los niveles. Los alumnos han diseñado y construido el medidor que funciona actualmente con dos pilas, pero que quieren actualizar con placas solares. Lo más llamativo es que el aparato es inalámbrico y envía los datos a un servidor que recoge los índices, que a su vez lo comunica a los usuarios a través de una aplicación móvil. «Es muy interesante porque conocemos el índice real en nuestro instituto. La Agencia Estatal de Meteorología ofrece datos generales procedentes de sus estaciones, pero aquí tenemos el que está incidiendo en nuestro instituto en cada momento», destaca Moreno.

Profesorado y Ampa

El profesorado del instituto, que supera el centenar, recibe formación específica sobre fotoprotección en el Centro de Profesorado y cursos on-line de la Academia Española de Dermatología y Venereología. Se imparten charlas para alumnos y padres y se realizan test sobre protección que están incluidos en el curriculum del curso.

Las familias de los 1.500 alumnos del instituto también están implicadas en esta batalla solar. María Inmaculada Rubiales, miembro del Ampa, manifiesta sentirse «orgullosa» del trabajo que se realiza en el centro en esta materia. «Nuestros hijos son los que nos están educando en muchos casos a los padres en cómo debe ser nuestra relación con el sol. Yo por ejemplo no sabía que tenía que echarme crema en las orejas y en los pies al tomar el sol, porque también se queman. Y me lo dijo mi hijo», comenta sorprendida.

María Jesús Carballo es profesora de Administrativo y ha sufrido un melanoma. Ella cuenta en primera persona al alumnado lo dañino que resulta un exceso de exposición al sol. «Al conocer mi historia los consejos son más efectivos», señala al tiempo que les inculca que «hay que ir todos los años a revisarse los lunares, al igual que vamos al dentista al oculista».

Tan implicada está toda la comunidad educativa del Mar de Alborán, que de su lucha contra el sol no se escapan ni los alumnos extranjeros que realizan programas europeos en el centro. María del Carmen Francés es la responsable de estos programas en la que la mayoría de los alumnos proceden de países escandinavos. «Ellos vienen con mono de sol, quieren ponerse morenos, pero tienen pieles muy sensible y nosotros estamos encima de ellos para que se protejan», explica.

Pero el sol también tiene su lado positivo. El IES Mar de Alborán es el único centro de la provincia que cuenta con placas fotovoltaicas que generan electricidad para su consumo, en concreto tres millones de kilovatios al año. Cuentan con 20 metros cuadrados de placas solares. Además hace tres años llevaron a cabo un plan de eficiencia energética, en el que invirtieron 20.000 euros que les permite un ahorro anual de 7.000 euros.

Más