La ingeniería más divertida

120 niños de diferentes colegios aprenden a crear y programar un robot en una competición celebrada en Marbella

Un grupo de niños, durante el campeonato en el Palacio de Ferias y Congresos de Marbella./Josele-Lanza
Un grupo de niños, durante el campeonato en el Palacio de Ferias y Congresos de Marbella. / Josele-Lanza
ANDREA JIMÉNEZ

Claudia e Iván están en el mismo equipo, y no es la primera vez que se enfrentan a este reto. «Es la tercera vez que participamos, lo pasamos muy bien», comenta ella, que no puede evitar mostrarse nerviosa por cómo será el resultado. «Llevamos meses practicando, pero a la hora de elaborarlo surgen los problemas», explica.

Como ellos, 150 niños de la provincia han podido disfrutar de una jornada entre 'legos', piezas mecánicas y circuitos en el Palacio de Ferias y Congresos de Marbella, que ayer acogió la sexta edición del campeonato provincial de la World Robot Olympiad, un certamen de ámbito internacional que se celebra en España desde 2013.

En estos torneos, el objetivo principal es ofrecer a los más jóvenes una oportunidad para acercarse de manera lúdica y divertida a la tecnología y la ingeniería, mediante la creación de un robot preparado para superar pruebas planteadas sobre un tablero.

Estos retos están inspirados en el país que acoge la final internacional de cada año, en este caso Hungría, que ha elegido el concepto 'Smart Cities' como tema para las pruebas, que además se dividen por edades.

Conducir un autobús escolar eficiente ha sido la prueba de los 'WeDo', de 6 a 10 años, mientras que los 'Elementary' (7 a 12 años) se han encargado del transporte eficiente de pasajeros. Los grupos más mayores, 'Rookie' (13 a 15 años) y 'Senior' (16 a 19 años), han construido bombillas inteligentes y fibra óptica, respectivamente.

Aurora y Noemí tenían muy clara su idea a la hora de enfocar el proyecto. «Hemos construido una pinza para que no movamos las paredes de la bombilla, y así conseguiremos más puntos». Aunque era su primera vez en el concurso, no dudarán en repetir: «el año que viene vendremos con más amigas, estamos aprendiendo mucho», afirmaba una de ellas.

Los casi 50 equipos estaban compuestos por dos o tres miembros, que tenían dos horas de montaje y pruebas, donde construyeron desde cero y pudieron comprobar si funcionaba. «Hay muchos nervios por parte de los niños, pero están muy motivados y disfrutando mucho», comentó Tania Cortés, una de las entrenadoras.

Tras estas pruebas, llegaba el momento clave: conseguir la mayor puntuación en tres rondas. «Vamos bien, pero un equipo de amigos nuestros nos está adelantando, a ver qué pasa», explicó Fran, que repitió en el torneo por tercer año.

El campeonato acabó con un equipo ganador de cada categoría, cuyos robots consiguieron la mayor puntuación en la ejecución de las pruebas. Todos ellos se verán las caras con los diferentes ganadores de las demás provincias, en el certamen nacional. «Lo que buscamos que los niños recuerden que las áreas científico-tecnológicas tienen una parte lúdica muy divertida», explicó Javier Butragueño, de Stemxion, organizador del torneo en Marbella. «Es una iniciativa muy interesante para madurar, trabajar en equipo y enfrentarse a retos», comentó.

Josele-Lanza

Más de 50 países acogen esta competición educativa

El World Robot Olympiad comenzó su andadura en 2004 en diferentes países del mundo, a los que se unió España en 2013. En primer lugar se realizan campeonatos provinciales, para escoger a los ganadores que luego compiten entre sí en el torneo nacional. Los vencedores de este último pasan a la final internacional, que este año se celebra en Hungría, bajo el concepto 'Smart Cities'.

Casi 300 personas han colaborado en la competición provincial malagueña, que ya se viene desarrollando desde hace seis años. «Tiene muy buena acogida, hemos tenido que ampliar el espacio cada año porque está teniendo m uy buena acogida», subrayó Javier Butragueño, de Stemxion, empresa organizadora.

Además de colegios, también participaron en la iniciativa otros centros y asociaciones de la provincia, como el Centro de Enseñanza Educa y la Asociación de Altas Capacidades de Marbella y Estepona.

«Nos gusta que los niños con dificultad de aprendizaje tengan acceso a trabajar con las nuevas tecnologías, se aprende mucho, y hay muy buen ambiente subrayó María José Jiménez, de Educa.

Tailandia fue el país encargado de acoger la edición de 2018, con proyectos basados en el desperdicio y distribución de alimentos o la agricultura de precisión. España ha participado en campeonatos celebrados en Rusia, Qatar, India, Costa Rica e Indonesia, todos ellos con el objetivo de acercar la robótica a los más pequeños.