El primer hotel de España con fábrica propia de cerveza alemana abrirá en enero en Estepona

Recreación de uno de los bares del hotel./SUR
Recreación de uno de los bares del hotel. / SUR

El hotel Maravillas Palace, de cuatro estrellas, supone una inversión de 15 millones de euros

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

Primer hotel del casco antiguo de Estepona, primero del país con fábrica de cerveza propia, exposición de las tenerías medievales mejor conservadas de España y una referencia en innovación. Son algunos de los aspectos que hacen del Hotel Maravilla Palace uno de los más singulares de la Costa del Sol.

El futuro hotel boutique de cuatro estrellas, que explotará la cadena Silken, se construye en la calle Real de Estepona sobre una parcela de 800 metros cuadrados. Será el primero del casco antiguo de la localidad, que dispone de otros muchos a las afueras, y donde hay previsto otros diez más. Contará con 49 habitaciones, todas ellas con luz natural, y la inversión inicial de 10 millones de euros se ha incrementado hasta los 15, sólo para la ejecución. La apertura, prevista inicialmente para la primavera de 2019, se ha retrasado hasta enero-febrero de 2020.

Qué lo hará diferente

Cerveza artesana
El establecimiento destinará parte de su espacio a una fábrica de cerveza artesana basada en las tradiciones germanas de 1516
Tenería medieval
Bajo el suelo del restaurante los clientes podrán contemplar los restos mejor conservados en nuestro país de una tenería medieval.
Innovaciones
Los muros de las habitaciones serán más gruesos de para garantizar la insonorización;la luz exterior llegará a todos los rincones, incluido los sótanos y cuatro habitaciones tendrán acceso directo desde el ascensor.

Este aumento del presupuesto y de los plazos responde a las propias peculiaridades del futuro hotel. El propietario, el alemán Richard Eller, ha querido trasladar la tradición germana a su negocio y el hotel contará con su propia fábrica de cerveza artesana siendo el primero de España de estas características. Bajo las marcas Ellerbräu y Christophorus, se elaborarán cinco tipos de cerveza creadas baja la estricta ley de pureza alemana de 1516, hasta otras de ingredientes más anglosajones.

Recreación de cómo quedará la fachada-
Recreación de cómo quedará la fachada- / SUR

La producción inicial de la cervecería será de 300.000 litros anuales y contará con una sala de cocción de 1.000 litros. Está previsto que la fábrica de empleo a 25 personas de forma directa entre maestros cerveceros, camareros y ayudantes. La inversión total de esta parte del hotel supondrá un millón de euros. El hotel firmará además un acuerdo con la Universidad privada alemana de Deomens para ofrecer cursos de maestros artesanos.

El objetivo de la propiedad es extender este negocio cervecero a modo de franquicias a otros puntos de la costa.

El propietario con representantes de Silken de la constructora
El propietario con representantes de Silken de la constructora / Charo Márquez

Otra de las singularidades de este hotel es que en su interior, concretamente en el suelo de su restaurante, podrá contemplarse una de las tenerías medievales mejor conservadas del país. Las obras del inmueble destaparon este tesoro arqueológico que data de finales del siglo XII y primer tercio del XIII y que muestra las instalaciones para el procesado de pieles de la población almohade de Istibuna. La protección de estos restos y las autorizaciones también han supuesto un retraso en las obras.

Los responsables de la obra también han resaltado que el lujo del futuro Hotel Maravilla estará más en aspectos intangibles que visuales. Así han indicado que la luz exterior llegará a todos los rincones del edificio, incluidos los sótanos ya que se ha creado una cúpula y un ascensor acristalado en el centro del inmueble; los muros entre habitaciones son más gruesos de lo habitual o cuatro habitaciones tendrán acceso directo desde el ascensor.

El propietario ha destacado que el Hotel Maravilla se diferenciará del resto de los del municipio en que «tendrá la cercanía del pueblo, de sus calles y de sus gentes, al tiempo que está muy cerca del mar, que es lo que ofrecen los grandes resort del extrarradio».

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, que ha asistido a la visita que ha organizado la propiedad, ha comentado que este proyecto «suma la iniciativa privada al desarrollo del casco histórico en el que la administración pública ha invertido muchos millones de euros».