Los hosteleros, satisfechos con la evolución del gasto de los turistas

N. TRIGUERO MÁLAGA

La temporada alta avanza con buenas sensaciones entre los hosteleros de la Costa del Sol. Tanto la afluencia de clientes como el gasto medio está siendo similar a la del verano pasado, que fue «muy bueno», recuerda el presidente de la Asociación de Empresarios de Playas, Manuel Villafaina. «Es cierto que los primeros seis meses del año no han sido tan excepcionales como los del año pasado debido al tiempo, que ha estado más lluvioso y ventoso, pero el verano está yendo bien. El turista que viene es de calidad, tanto el extranjero como el nacional», afirma. El representante de los chiringuitos confía en que la temporada se alargue hasta bien entrado el otoño, como viene ocurriendo en los últimos años. «Ahora hay más establecimientos que abren todo el año y los que son de temporada ya no sólo están operativos en verano, sino prácticamente nueve meses: desde febrero o marzo hasta noviembre», asegura.

El presidente de la patronal de hostelería malagueña Mahos, Javier Frutos, coincide con Villafaina en que el primer semestre de este año ha sido más flojo para la hostelería que el de 2017 por culpa de la lluvia, pero en este punto de la temporada la afluencia de clientes a bares y restaurantes está en niveles similares. En cuanto al gasto, «percibimos que quizá ha aumentado un poco. La crisis cada vez se escucha menos y el consumidor viene con más ganas de gastar», apunta.

Precisamente esta semana el Instituto Nacional de Estadística publicó la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur) correspondiente al mes de junio, que refleja una caída interanual del gasto medio por turista internacional en Andalucía del 3,1%. Sin embargo, este descenso se debe a una reducción de casi un 8% de la estancia media y no a que los visitantes hayan restringido su presupuesto diario. De hecho, el gasto por día ha aumentado algo más de un 5%, hasta los 124 euros.

El gerente de Turismo Costa del Sol, Arturo Bernal, afirma que la reducción de la estancia media es una «tendencia constatada de los últimos años que está vinculada a las nuevas costumbres de los turistas: se quedan menos días, pero vienen más veces», explica. Respecto a la llegada de visitantes, la empresa de promoción turística de la Diputación de Málaga mantiene su previsión de cerrar el ejercicio 2018 con un incremento del 5%. Su máximo responsable cree, no obstante, que la preocupación no debe ser seguir creciendo en pernoctaciones, sino seguir elevando el nivel de gasto de los turistas que eligen la Costa del Sol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos