El Hospital Costa del Sol realiza un tratamiento pionero a recién nacidos para minimizar los daños cerebrales derivados de problemas en el parto

Ángeles Muñoz, junto a los responsables del área de Neonatología. /A.Paz
Ángeles Muñoz, junto a los responsables del área de Neonatología. / A.Paz

22 bebés se han beneficiado ya de la técnica de hipotermia activa, implantada en el centro desde hace tres años y medio

Andrea Jiménez
ANDREA JIMÉNEZMarbella

22 recién nacidos han sido tratados con una técnica pionera en el Hospital Costa del Sol, para minimizar los daños cerebrales que se hayan podido producir a raíz de problemas en el parto. Desde hace tres años y medio, el centro cuenta con el equipo necesario para realizar este procedimiento de hipotermia activa, que permite una intervención rápida y eficaz reduciendo la mortalidad y la discapacidad en los niños que sobreviven cuando se producen este tipo de problemas.

El tratamiento consiste en un enfriamiento corporal total, durante 72 horas, con un posterior recalentamiento de forma progresiva. En primer lugar, se realiza una valoración a lo largo de las seis primeras horas, en las que se decide si se aplica el tratamiento al completo, a través de una serie de estándares.

En el caso de que se aplique, comienzan las 72 horas de tratamiento, en las que se disminuye en tres o cuatro grados la temperatura normal. «En estos casos, se inicia un fenómeno de destrucción neuronal imparable, y hemos comprobado que disminuye o se frena por completo si sometemos al paciente a esta bajada de temperatura», explicó Javier Álvarez, jefe del área de Neonatología y Pediatría en el Hospital Costa del Sol.

Esta técnica se aplica en los recién nacidos a partir de las 35 semanas de gestación, aunque Álvarez asegura que se está investigando para ampliar el rango. «Se ha visto que los prematuros no se benefician tanto, pero hay evidencias que señalan que se podría ampliar el tratamiento hasta las 32 semanas».

Hasta hace tres años y medio, este procedimiento de hipotermia activa sólo se realizaba en el Hospital Materno de Málaga, por lo que los pacientes del Costa del Sol eran trasladados allí. Tras la adquisición de este material por parte del hospital marbellí, el tratamiento pasó a realizarse íntegramente en las instalaciones del centro, para evitar traslados. «Es un equipo muy cómodo de usar y muy intuitivo, con tecnología de última generación. En ocasiones lo hemos prestado al Materno cuando lo han necesitado», subrayó el jefe de área, que recalcó que la ayuda entre centros es muy necesaria. «Si tenemos dos casos simultáneos, uno de ellos es trasladado al Materno, e incluso tenemos planes de traslados a Cádiz y Granada si fuera necesario».

La inversión necesaria para adquirir el equipo fue donada por la Fundación CLC World, a la que Álvarez quiso agradecer su implicación. «22 niños se han sometido a este tratamiento durante tres años y medio, con unos seis casos por año. Hemos conseguido evitar o disminuir la capacidad de decenas de pacientes, nos sentimos francamente contentos e ilusionados», apuntó.

Todos los profesionales de la unidad de Neonatología, un total de 75 personas, han realizado los procesos formativos necesarios y se han elaborado protocolos de actuación dados a conocer en sesiones generales hospitalarias. «Representa un hito desde el punto de vista médico, ya que hay muchos profesionales involucrados en un proceso complejo y que necesita experiencia», afirmó Álvarez.

Este problema, denominado encefalopatía hipóxico-isquémica (daño cerebral por falta de oxigenación cerebral) es una causa de daño neurológico en el recién nacido, y su incidencia en países desarrollados es de entre 1-3 casos por 1.000 recién nacidos vivos.

Álvarez presentó los datos esta mañana en la unidad de Neonatología del Hospital, acompañado de la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, que felicitó el trabajo del centro. «Es uno de los mejores hospitales, con grandísimos profesionales y la mejor asistencia clínica. Es un referente y así tiene que seguir siendo».

También participaron en la presentación la directora gerente del Hospital, Luisa Lorenzo, el coordinador de procesos estratégicos, Ignacio Souviron; el responsable de la unidad de Neonatos, Juan Antonio Ruiz; y la responsable de Enfermería de esta área, Rosana Medina. Por parte de la Fundación CLC World acudieron su presidente, Juan Miguel Marcos, su secretario, Juan José Millán, y los embajadores Juan Luis Cortés y Julio Díaz.