Feria de calidad

Feria de calidad

Las casetas de la feria solo tienen de casetas el nombre porque cada año presentan nuevas mejoras que las convierten en auténticos restaurantes, con todo tipo de comodidades. El público sigue prefiriendo la fiesta de noche y llega muy tarde a la de día.

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Mientras los cacharritos duermen y el sol cae a plomo sobre el real de la feria, es difícil encontrar a esteponeros por las calles del recinto, pese a que es la hora de comer. Los vecinos suelen acudir a la feria de día más tarde y ya permanecen en sus cómodas casetas hasta altas horas de la noche. Las casetas no tienen nada que envidiar a los restaurantes: aire acondicionado, baños limpios, mesas con mantel, camareros profesionales, barras, música en directo. El presidente de la Fundación 24 Horas Deportivas, José López, recuerda que 'Mi caseta', la de la asociación, ha costado más de 250.000 euros y el esfuerzo de muchos socios y colaboradores. Otros colectivos y empresarios invierten cada año en sus casetas para ofrecer una feria de calidad. No es de extrañar que los esteponeros lleguen un poco tarde a la feria de día, pero que se queden hasta la madrugada, fusionando las horas de fiesta. Y es cuando las calles del recinto ferial se llenan de gente y luce sus mejores galas.

 

Fotos

Vídeos