Familias del colegio Vargas Llosa reclaman con cruces en la playa un nuevo instituto en Marbella

Imagen de la protesta, este sábado. /Josele-Lanza -
Imagen de la protesta, este sábado. / Josele-Lanza -

Cerca de 200 personas se concentran en el Faro para exigir que se aceleren los trámites para el centro de Secundaria en Las Chapas

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

La Asociación de Padres y Madres de Alumnos del CEIP Vargas Llosa de Marbella retoman las movilizaciones con las que llevan reclamando a la Junta de Andalucía que se aceleren los trámites que garanticen que para el curso escolar 2019-2020 la ciudad contará con un nuevo instituto de Secundaria en Las Chapas que absorba la demanda de plazas en la zona Este del término municipal. Cerca de 200 personas entre padres, madres y alumnos han escenificado hoy su protesta a pie de playa del Faro, ataviados con las camisetas amarillas con las que hace ya 7 años reclamaron la construcción del colegio, y clavando cruces blancas en la arena, copiando el modelo de protesta de los Comités de Defensa de la República de Cataluña. «Simplemente queremos crear controversia y que se nos vea», apunta el presidente de la AMPA, Jorge Gil. quien subraya que en la convocatoria de la manifestación «ya dejamos claro que la gente no debe hacer doble lectura ni sobre el color de nuestras camisetas, que son las mismas que utilizamos hace siete años para pedir que se construyera el colegio ni sobre las cruces. Su color blanco no tiene otro sentido más que un acto con el que pedimos una educación sin saturación», argumentaba ante las críticas que la escenificación de la reivindicación ha despertado en redes sociales y entre algunos bañistas que se han topado hoy con la escena, al haberse copiado el modelo protesta en Cataluña. «Quien quiera ver un sentido político en esto se equivoca», subraya el portavoz del colectivo de padres y madres.

Junto a las cruces de cartón, megáfonos y pancartas en las que se leían lemas como : «por una educación sin saturación». El CEIP Vargas Llosa fue el último colegio público construido en Marbella y aún no tiene adscripción a un instituto. La AMPA defiende que la premura en la reclamación de un nuevo centro de Secundaria responde a la masificación del mapa educativo. Aseguran que la primera promoción de Primaria se ha licenciado este año con 25 alumnos que han sido repartidos entre tres institutos de Marbella. «Me gustaría saber que pasará el próximo curso cuando salgan 80», recalca Jorge Gil. «No se trata de protestar por protestar. Nos habían prometido que el centro estaría para el curso 2019-2020, pero en mayo, en una reunión que mantuvimos en la Delegación Provincial de Educación nos dijeron que no llegamos a tiempo», explica. «Creemos que es una necesidad la que tenemos y que aunque es cierto que levantar un instituto tiene unos procedimientos y trámites reglamentarios, también pensamos que será posible acortarlos en el tiempo para que el centro esté construido cuanto antes».

«Es muy triste que siete años después de salir a la calle a protestar para pedir que nos construyeran un colegio, nos veamos en las mismas pidiendo un instituto para esos mismo alumnos. Eso se llama falta de planificación de la Administración», exponía otro padre en pleno paseo marítimo.

La portavoz del grupo municipal de Podemos en Marbella, Victoria Mendiola, se acercaba a la protesta de los padres y destacaba «la situación de carencia de infraestructuras que presenta Andalucía en general y Marbella en particular, tanto de centros de salud como en materia de educación, que ya vale»

Los padres y madres del colegio aseguran que no cejarán en su empeño y que las movilizaciones «continuarán en septiembre» con concentraciones en la Delegación Provincial de Educación.