Así ha sido la evolución del incendio forestal de Estepona

Los retenes se reparten por Sierra Bermeja de Estepona para acabar con el incendio que ha calcinado 300 hectáreas

ALVARO FRÍAS y CHARO MÁRQUEZ

Junto con su equipo, Adriano Vázquez por fin sonreía a las 07.00 horas de la mañana de este miércoles, cuando se ha dado por estabilizado el incendio que ha calcinado alrededor de 300 hectáreas en Estepona. Vázquez es el director del Centro Operativo del Infoca en Málaga, un organismo que mantiene desplegado a un centenar de bomberos en el monte para rematar las tareas de extinción de este incendio.

Es una labor complicada, debido a la orografía abrupta del terreno. Precisamente, este aspecto ha complicado desde un primer momento el incendio, declarado este pasado lunes sobre las 11.40 horas de la mañana. Vázquez ha precisado que la meteorología, con vientos fuertes y cambiantes, temperaturas elevadas y una humedad escasa en el ambiente, han hecho que el fuego fuese más peligroso.

Las llamas han avanzado «muy rápido». El viento ha lanzado constantemente pavesas, por lo que el frente del incendio forestal ha avanzado imparable, sin que a los efectivos desplegados les diese tiempo a responder en las primeras horas de actuación.

De hecho, una de estas pavesas ha sido lanzada por el viento a más de 800 metros del fuego, lo que ha provocado que el incendio se dividiera en dos focos, separados por el río Padrón. Se decretaba el nivel de emergencia de nivel 1 y 2.000 personas han sido desalojadas de sus casas de forma preventiva.

Las primeras buenas noticias han llegado en la noche del lunes al martes. La humedad del ambiente se ha convertido en aliada de los efectivos desplegados en la zona, que se han jugado la vida enfrentándose a llamas de más de 50 metros de altura, llegando incluso a tener que retirarse de algunos puntos en los que se encontraban ante la posibilidad de quedar atrapados.

A primera hora del martes, los aviones Foca del Ejército del Aire se han sumado a la lucha contra el incendio forestal. Con capacidad para descargar 5.000 litros de agua en cada suelta, han formado parte de ese equipo de hasta 22 medios aéreos que han participado en el dispositivo.

Pero no era fácil trabajar desde el aire. Vázquez ha precisado que las tres líneas de alta tensión que atraviesan la zona del incendio han complicado las tareas. No se puede hacer descargas de agua sobre ellas porque se provoca un arco eléctrico que pondría en peligro a los efectivos.

Por ello, los bomberos han tenido que trabajar metro a metro para ganar la batalla a este incendio. Hasta 200 profesionales se han dejado la piel y han soportado altísimas temperaturas en Sierra Bermeja para combatir el fuego.

Durante la jornada de este martes se ha dado un importante impulso a la batalla contra el incendio forestal de Estepona. Ya por la tarde, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, informaba de que la gran mayoría de los vecinos desalojados podían regresar a sus casas.

La madrugada de este miércoles también ha ayudado con altos índices de humedad en el ambiente, que han permitido, junto al trabajo de todos los profesionales desplegados, poder dar por estabilizado el incendio. El nivel de emergencia nivel 1 se ha desactivado y todos los vecinos han vuelto a sus viviendas.

Ahora, un centenar de efectivos siguen desplegados en el monte para rematar las tareas de extinción, perimetrando la zona del incendio y actuando contra los puntos calientes que quedan en Sierra Bermeja. Están apoyados por cuatro medios aéreos y el ánimo de todo un pueblo que se muestra agradecido por haber salvado a su montaña.