La Escuela Bellamar dejará esta semana su sede con la incertidumbre sobre su continuidad en Marbella

Fachada de las actuales instalaciones en la calle Pintor Pacheco. :: josele-lanza/
Fachada de las actuales instalaciones en la calle Pintor Pacheco. :: josele-lanza

El personal administrativo será trasladado a Málaga capital mientras el nuevo Ejecutivo central aclara qué destino tendrá el centro

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

El próximo 15 de julio los alumnos del curso de Cocina de la Escuela de Hostelería y Turismo Bellamar de Marbella terminan sus clases teóricas. Con su marcha toca echar el cierre al centro tal y como se le ha conocido desde el año 1969, y hacer las maletas con la incertidumbre sobre su continuidad en Marbella. El Centro Nacional de Formación Ocupacional -la única escuela dedicada a la Hostelería y Turismo en Andalucía que sigue dependiendo del Estado- no retomará su actividad el próximo curso en las dependencias de la calle Pintor Pacheco después de que la propiedad del edificio y del suelo sobre el que se levanta decidiera hace unos meses rescindir unilateralmente el contrato de alquiler que mantenía con el Estado desde hace 49 años. El Gobierno central, que aporta cada año más de 300.000 euros al centro marbellí, viene garantizando la continuidad de la formación que imparte el Bellamar. Dónde lo hará y si seguirá en Marbella es algo que sigue en el aire. La búsqueda, por parte del Ayuntamiento, de un local municipal en el que realojar al centro formativo en la ciudad ha sido infructuosa hasta ahora. El escenario es incierto pero existen sobre la mesa varias soluciones sobre las que ahora debe dirimir el nuevo Ejecutivo central.

Lo único cierto es que el desalojo del edificio que un día fue hotel Escuela debe hacerse ya, y el personal administrativo (unas diez personas) conoce ya su nuevo destino mientras se aclara el futuro inmediato para el Bellamar. Según ha podido confirmar este periódico serán reubicados en unas antiguas oficinas que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) tiene en la zona de Gamarra, en Málaga. Sólo la cesión, por parte del Consistorio marbellí, de un espacio público que sirva como oficina para el personal de administración evitaría los desplazamientos a Málaga.

Mientras, el Ayuntamiento marbellí ha solicitado ya una cita con los nuevos responsables de la Secretaría General del Ministerio de Trabajo. La intención del Ejecutivo local, tal y como se acordó en el pleno del mes de junio, es que representantes de todos los partidos de la Corporación participen en este encuentro en el que se expondrá la situación de la Escuela Bellamar, a la espera de conocer los planes del nuevo Ejecutivo central. La propuesta aprobada recogía además la petición formulada por el grupo del PP para que se tramite ante la Junta de Andalucía la posibilidad de que la formación de la Escuela de Hostelería y Turismo Bellamar se pueda impartir en la Residencia de Tiempo Libre que la Administración autonómica tiene en Marbella (ubicada en la zona de Las Chapas, a pie de la antigua N-340). Los populares han hecho hincapié en la posibilidad de que el centro pase a depender de la Administración regional.

Antes del cambio en el Gobierno central, el Ejecutivo de Rajoy había barajado la posibilidad de un «trasladado provisional» del Bellamar al CIO Mijas. Sin embargo, según expusieron a este periódico fuentes del Gobierno autonómico, esa petición nunca llegó a plantearse formalmente ante la administración competente. Y ello a pesar que el propio centro, según ha podido saber este periódico, cursó una petición en tal sentido. En este caso, la escuela saldría de Marbella, pero se mantendría a apenas 15 kilómetros.

Sin descartarse ninguna de las dos opciones anteriores surge una tercera posibilidad: la de incluir en el concurso público que se abre cada año para la contratación de las empresas que llevan a cabo la impartición de los cursos, que el adjudicatario asuma el alquiler de los espacios necesarios para las clases teóricas en el Andalucía Lab. Para las prácticas, eso sí, habría de buscarse otro lugar que reúna además los requisitos para una formación tan específica como la de hostelería y turismo.

El asunto sigue por tanto a la espera de una solución definitiva y de conocer la posición del nuevo Gobierno acerca de la viabilidad de mantener abiertas del puertas del centro formativo en Marbella.

Más

 

Fotos

Vídeos