Entra en servicio el nuevo vial entre Bel-Air y Casablanca que evitará la salida a la autovía

Nuevo vial de Bel Air /Charo Márquez
Nuevo vial de Bel Air / Charo Márquez

La obra, que ha contado con un presupuesto de 463.000 euros, ha supuesto también el soterramiento de dos torres de alta tensión

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

Los vecinos de las urbanizaciones de la zona oriental del municipio están de enhorabuena. Ya no tendrán que salir a la autovía A-7 para acceder a distintas áreas de esta zona pues han concluido las obras de un nuevo vial que conecta las urbanizaciones Bel-Air y Casablanca, que forman parte del proyecto de urbanización para el desarrollo de esta zona del extrarradio. Estos trabajos, que han contado con una inversión de 463.000 euros, han incluido también la creación de una gran zona verde de 20.000 metros cuadrados en esta zona que ha experimentado un gran crecimiento.

La teniente alcalde del área de Fomento, Infraestructuras y Turismo, Ana Velasco, ha indicado que los costes de esta actuación han sido sufragados por los propietarios de la zona a través de cuotas de urbanización, tal y como se ha hecho en otras zonas del municipio que estaban pendientes de urbanizar. En este sentido, la edil ha explicado que el Ayuntamiento se ha encargado de impulsar el proyecto y gestionar los trámites para la licitación y adjudicación de las obras.

El nuevo vial tiene 130 metros de longitud y une la calle Retamar con la avenida Bel-Air, lo que evitará que los vecinos realicen desplazamientos innecesarios a la autovía A-7 y facilitará la circulación a las áreas comerciales de este entorno. Además esta conexión cuenta con todos los servicios de suministros en el subsuelo y un nuevo alumbrado público.

También se ha llevado a cabo el soterramiento de dos torres de alta tensión que hasta el momento se encontraban en esta zona. Gracias a esta actuación se ha eliminado el cableado aéreo de estas estructuras y se ha sustituido por otro equivalente que transcurre por el subsuelo. Asimismo, se ha mejorado la red viaria de la zona y se ha eliminado la contaminación visual.

La responsable municipal ha recordado que la zona verde de 20.000 metros cuadrados que también ha sido creada en este entorno dentro del proyecto para el desarrollo de Bel-Air cuenta con una extensa pradera donde los ciudadanos podrán pasear y recorrer distintos senderos, además de dos áreas de juegos infantiles, un parque biosaludable y mobiliario urbano. Dispone de ejemplares de especies mediterráneas como pinos y encinas, así como de un oasis de palmeras.