El cuerpo hallado en la cuneta de la AP-7 a su paso por Marbella presenta signos de violencia

Imagen de la AP-7 a su paso por Marbella/Google Maps
Imagen de la AP-7 a su paso por Marbella / Google Maps

El cadáver, que se ha encontrado en avanzado estado de descomposición, corresponde a un hombre de 39 años

FERNANDO TORRES y JUAN CANOMálaga

Efectivos de la Guardia Civil de Tráfico localizaron este lunes el cuerpo sin vida de un varón de 39 años en la cuneta de la AP-7 a su paso por Marbella. La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación y activó a la comitiva judicial, que estuvo trabajando en el terreno durante parte del día.

Según distintas fuentes consultadas se trata del cuerpo de un hombre de 39 años. Laas primeras investigaciones apuntan a que el cuerpo, que se ha encontrado en avanzado estado de descomposición, presenta signos de violencia. Esta situación dificultó el análisis externo del cadáver, por lo que cualquier aproximación a las causas de la muerte quedó descartada, dejando la resolución de la misma en manos de la autopsia.

Dado que muy cerca se encontró una motocicleta abandonada, en un primer momento se especuló con la posibilidad de que la víctima hubiera sufrido un accidente y, al caer a una zona poco visible de la cuneta, nadie hubiera reparado en ella.

El fallecido, que fue localizado en el punto kilométrico 183 de la citada vía, no presenta heridas de arma blanca a simple vista, pero sí lesiones de naturaleza violenta, por lo que este martes dos médicos forenses le practicarán la autopsia en el Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga para esclarecer la situación.

Este caso guarda ciertas similitudes con el episodio que se produjo en mayo del año pasado. Los ocupantes de un vehículo arrojaron a una cuneta el cadáver de un hombre y a su pareja, malherida, para después darse a la fuga. Las víctimas fueron encontradas a primera hora de la tarde en la cuneta del carril de acceso desde la A-7 (en sentido Málaga-Marbella) hacia el recinto hospitalario. a los que les llamó la atención ver que estaba ensangrentada. Uno de ellos avisó a un amigo, que es policía, y éste a su vez a los servicios de emergencias. Rápidamente, acudieron al lugar varias patrullas y también los servicios médicos. El hombre presentaba signos de haber sido torturado.