El Ayuntamiento de Estepona seguirá sin móviles corporativos ni coche oficial

José María García Urbano en el último pleno /Charo Márquez
José María García Urbano en el último pleno / Charo Márquez

García Urbano resalta que su política de «austeridad» incluye la supresión de tarjetas de crédito con cargo a las arcas municipales

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

El alcalde de Estepona vuelve a destacar su política de austeridad y control del gasto. Así ha comunicado que en este nuevo mandato seguirá sin haber teléfonos móviles para cargos oficiales, ni tarjetas de crédito con cargo al Ayuntamiento o coches oficiales y que todas estas restricciones supondrán un ahorro para el Consistorio de 1,6 millones de euros desde 2011.

La medida que implica un mayor ahorro es la eliminación de los teléfonos móviles. Ningún miembro del equipo de gobierno, ni el personal eventual dispondrá de teléfonos móviles corporativos. García Urbano puso fin a lo que él denomina 'privilegios políticos' en 2011 cuando se eliminaron, según datos municipales, más de 125 líneas de teléfonos móviles, contratadas por el anterior gobierno socialista para concejales, cargos eventuales y personal municipal, que hubieran supuesto un gasto de más de 1,3 millones de euros a las arcas municipales si se hubieran mantenido durante todo este tiempo.

El regidor también seguirá usando su coche particular para los desplazamientos oficiales. Esta decisión, que fue adoptada cuando llegó a la alcaldía en junio de 2011, supone al Ayuntamiento un ahorro que, desde 2011, ha superado los 216.000 euros, teniendo en cuenta el coste del 'leasing' del coche oficial del anterior alcalde. Esta cantidad, sumada al coste de combustible de ese vehículo, supone un ahorro total de 300.000 euros por estos conceptos según estimaciones oficiales.

Así García Urbano resalta que no disponer de vehículo oficial, ni de ese volumen de teléfonos corporativos permiten un ahorro total de 1,6 millones de euros. «Esta decisión es un ejemplo más de la política de austeridad y responsabilidad en el gasto público», ha añadido el alcalde, que ha recordado que también se opuso a la existencia de tarjetas de crédito con cargo a las arcas municipales.

A este ahorro hay que añadir que el regidor, desde 2011, tampoco percibe ninguna retribución por el ejercicio del cargo, al desempeñar y tener declarada su compatibilidad con su función pública como registrador de la propiedad, sueldo que sí percibe. Asimismo, ha renunciado a la dotación económica por asistencia a los órganos de gobierno.

Esta situación, va a permitir ahorrar al Ayuntamiento de Estepona un total de 971.476 euros desde 2011 y hasta que concluya este mandato.