Detienen a un hombre acusado de apuñalar a su madre en Marbella

Momento en el que los agentes rescataron al sospechoso. /Sur
Momento en el que los agentes rescataron al sospechoso. / Sur

Los agentes de la Policía Nacional tuvieron que sujetar al sospechoso cuando se intentó tirar al vacío desde una azotea

ALVARO FRÍAS y CHARO MÁRQUEZ

La llamada desesperada de una madre pidiendo auxilio activó una intervención policial que acabó con la detención de su hijo, después de que, supuestamente, la apuñalara en varias ocasiones. Sin embargo, para ello, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Marbella tuvieron que emplearse a fondo para intentar disuadir al sospechoso, un hombre de 30 años, de que saltara al vacío desde la azotea de la vivienda, teniendo finalmente que sujetarlo antes de que cayera.

Los hechos tuvieron lugar el pasado sábado en la calle Bermeja de la citada localidad. Sobre las 06.30 horas de la mañana, la mujer, de 46 años, llamó a la Sala del 091 para denunciar lo ocurrido. Mientras pedía ayuda, explicó que su hijo la había apuñalado, por lo que rápidamente se dio el aviso por radio para que las patrullas que estuvieran cerca se dirigieran a la zona.

La primera dotación en llegar se entrevistó con la mujer, observando que presentaba diversas heridas producidas con un arma blanca en los brazos, el cuello y la espalda, según han indicado las fuentes consultadas por este periódico, quienes han precisado que estas eran de carácter leve.

La víctima contó que había llegado a la vivienda, que está okupada, y que su hijo se había puesto muy violento. Al respecto, precisó que el hombre presenta un trastorno bipolar y que se encontraba bajo el efecto de sustancias estupefacientes, de las cuales –expuso– es consumidor habitual.

Ante esta situación, los agentes procedieron inmediatamente a entrar en la casa para detener al sospechoso, al que encontraron en la azotea de la vivienda, sentado al borde de un muro con los pies colgando al vacío. La altura era de unos 15 metros.

Las fuentes han indicado que el hombre insistía en que entrara su madre en la casa para que presenciara como se tiraba al vacío. Amenazaba una y otra vez a los policías nacionales con que se iba a suicidar.

Poco a poco los agentes se fueron acercando al sospechoso. Trataban de tranquilizarlo, mientras le convencían de que se apartara del muro y no saltara. Sin embargo, el hombre no les hizo caso y, en un momento dado, se dejó caer al vacío.

Pero la pericia y rapidez de los policías nacionales hizo que pudieran cogerle a tiempo. El sospechoso quedó colgando de una mano de la que los agentes le cogieron y, entre varios compañeros, le subieron hasta una zona segura de la azotea.

Allí procedieron a su detención. Siempre según han informado las fuentes consultadas por este periódico, fue arrestado como acusado de un delito de malos tratos y otro de lesiones.