Detenido por intentar okupar la casa de una mujer asesinada por violencia de género en Estepona

Detenido por intentar okupar la casa de una mujer asesinada por violencia de género en Estepona
Charo Márquez

El hombre, que se entregó al saberse buscado, sabía que Gloría había muerto y que su marido está en la cárcel

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Sabía por los medios de comunicación que no había inquilinos en la vivienda porque la propietaria, Gloria, había sido asesinada presuntamente por su marido, y éste está en prisión preventiva. Así que no perdió la oportunidad y trató de okupar la vivienda.

El hombre, de 32 años de nacionalidad española y vecino de Estepona , entró encapuchado en la vivienda, tal y como han revelado las cámaras de vigilancia de la misma el pasado día 16. Fue el hermano de la víctima el que, al visitar la vivienda noto que alguien había entrado y denunció los hechos. Las imágenes mostraban al individuo revisando el inmueble, pero no se llevó nada aunque parecía que su intención era robar en el interior.

No había pistas sobre el intruso pero la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de Estepona comenzó a investigar y el trabajo de campo permitió identificar al sospechoso. Al saberse investigado se presentó voluntariamente en la Comisaría de Estepona donde confesó.

Alegó que no había entrado a robar a la vivienda, sino que su única intención era okuparla pues sabía que la dueña había muerto y que el dueño estaba en la cárcel.

La Policía Nacional procedió a su detención como presunto autor de un delito de allanamiento de morada, no de robo.

Se trata de una amplia villa situada en la urbanización Forest Hill. En una calle muy tranquila flaqueada a ambos lados por chalets donde los vecinos viven con total tranquilidad.

Gloria, de 58 años de edad, fue presuntamente asesinada el pasado 10 de marzo por su marido, Geoffrey de 55 años y de origen británico. El hombre inició una discusión con su mujer en presencia de su hijo de 15 años. En un momento determinado el padre echó a menor de la casa. El adolescente, temiendo por la integridad física de su madre trató de entrar, pero no lo consiguió. Un vecino que había escuchado los gritos llamó a la policía Cuando ésta llegó, el joven los esperaba en la puerta. En el interior de la vivienda encontraron a la pareja en el dormitorio. Ella yacía inerte sobre la cama con más de diez puñaladas sobre todo en pecho y espalda. El marido estaba junto a la víctima, desangrándose pues se había cortado las venas. Fue trasladado al hospital donde le dieron el alta al día siguiente.