Desestiman el recurso por acoso laboral del arquitecto municipal de Casares

El auto recoge que las «diversas y amplias» bajas laborales provocaron que el trabajador perdiera funciones

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

El Juzgado de lo Social Número 11 de Málaga ha desestimado el recurso interpuesto por el arquitecto municipal de Casares contra el Ayuntamiento por un presunto acoso laboral. El magistrado sentencia que, una vez analizados los hechos objetivamente, «el acoso laboral se difumina y torna en inexistente por insostenible».

El arquitecto municipal fue suspendido de empleo y sueldo en febrero de este año. El funcionario denunció al Ayuntamiento por acoso y por violación de derechos fundamentales argumentando que el equipo de gobierno había tomado represalias por sus declaraciones en el caso Majestic.

El magistrado señala en el auto, al que ha tenido acceso este periódico, que el funcionario basó su denuncia «en el reconocimiento (finalmente alcanzado) de una jornada semanal y un horario singulares y adecuados a su situación físico-patológica, de un lado; y, de otro, su vaciamiento progresivo de funciones».

Añade el juez que la controversia sobre los horarios y jornadas laborales «no se trata de algo que arranque como una muy probable o posible respuesta represaliadora» por parte del Ayuntamiento sino, más bien, «de un estado de controversia permanente entre las partes».

Respecto a que se vació de contenido su puesto, el auto recoge que a causa de «sus diversas bajas laborales y la amplitud de las mismas en el tiempo, en los últimos años, ha tenido una presencia prácticamente testimonial en el Departamento de Urbanismo». considera «lógica» que su compañera, la arquitecta técnica municipal asumiera sus funciones. Y, por supuesto que careciera de acceso externo a los sistemas informáticos del Departamento de Urbanismo, «al no tener deber alguno de trabajar».

La sentencia desestima además la indemnización de 200.000 euros que reclamaba el arquitecto. Contra esta sentencia cabe recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Se da la circunstancia de que el arquitecto municipal es el marido de la exsecretaria municipal, que ha solicitado una comisión de servicios para poder ejercer acciones judiciales contra el Ayuntamiento. Durante meses el Consistorio no ha contado con los habilitados nacionales, ya que tampoco disponía de interventor y tesorero.

Acoso judicial

Desde el Ayuntamiento lamentaron ayer «el acoso judicial al que están viéndose sometidos por este matrimonio». Añadieron que esta sentencia «confirma la sensación del equipo de gobierno de que estos dos empleados públicos han llevado a cabo una obstaculización de la gestión municipal con su actitud, ya que al no realizar informes y poner constantes trabas, no era posible sacar adelante muchos de los proyectos necesarios para el pueblo». Asimismo el equipo de gobierno denunció la actitud de los dos grupos de la oposición (PSOE y PP), «alineados claramente con esta pareja en contra de los intereses del pueblo de Casares con la única intención de obtener rédito político».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos