Desarticulan una red dedicada a robar a otros narcos en una operación con tres detenidos en Estepona

Agentes de la Guardia Civil con uno de los detenidos. / Guardia Civil

Detienen a 10 presuntos miembros de esta organización que simulaban actuaciones policiales, haciéndose pasar por agentes para sustraer la droga a otros grupos criminales

SUR

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Zaragoza (EDOA) y el Grupo de Atracos de la Unidad Orgánica de Policía de Madrid, han llevado a cabo la denominada 'operación Vuelco', que ha permitido desarticular una organización criminal especializada en sustraer sustancias drogas a otros grupos criminales. Durante la operación se ha detenido a 10 personas, investigado a una más, e intervenido más de dos kilos de cocaína. La operación se inició a mediados del mes de febrero tras el robo con violencia en el interior de un domicilio en Zaragoza capital. Las víctimas, una pareja de origen dominicano, declararon que tres personas habían accedido a su vivienda para realizar un «registro policial» por un supuesto tráfico de drogas, identificándose como agentes de la UCO de la Guardia Civil y que llegaron a amenazarles y agredirles y coaccionarles para que no denunciasen.

Especialistas de EDOA llegaron a la conclusión de que se trataba de una organización criminal, asentada en Madrid, y especializada en sustraer la droga a otros narcos, mediante el modus operandi denominado 'vuelco', que consiste en simular actuaciones policiales.

Según apunta la Guardia Civil en una nota, fruto de la investigación el pasado día 2 de abril se pilló 'in fraganti' a cuatro presuntos miembros de esta organización en el momento en el que trataban de abandonar un domicilio de Estepona, donde supuestamente habían cometido un nuevo 'vuelco. A uno de los detenidos se le intervino una bolsa en cuyo interior había dos paquetes, en forma de ladrillo, con 2.263 gramos de cocaína.

«Las personas que se encontraban en la vivienda habían sido golpeadas, amenazadas con una pistola y maniatadas con bridas», apunta la Guardia Civil. Estas también fueron detenidas como presuntas autores de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Durante la inspección en el bloque de viviendas donde se produjo el 'vuelco', la Guardia Civil halló en el patio la pistola presuntamente utilizada por uno de los detenidos que arrojó por una ventana al verse sorprendido.

Agentes de la Guardia Civil realizaron tres registros en los domicilios de los cuatro miembros de la organización arrestados en Estepona. En el interior de estos inmuebles ubicados en Madrid, encontraron dos armas de fuego detonadoras, grilletes metálicos, sirenas policiales, placas y carnés policiales, sprays autodefensa, sirenas para vehículos policiales, guantes utilizados en los asaltos y fajos de papeles que simulaban billetes reales, entre otros efectos, además de teléfonos móviles y documentación relevante para la investigación.

Tras el análisis de la información obtenida la Guardia Civil detuvo, entre los días 4 de abril y 3 de mayo, a tres miembros más de esta organización. Dos de ellos en Madrid y el último en Zaragoza capital.

La red desarticulada estaba especializada en robos con violencia a otros grupos criminales relacionados con la tenencia de sustancias estupefacientes. Se encontraba asentada en Madrid y, según detalla la Guardia Civil en el comunicado, habría comenzado su actividad en octubre de 2018. Hasta el momento, los agentes han podido determinar que efectuaron un total de cinco vuelcos, tres de ellos en Madrid, uno en Zaragoza y el último en Estepona.

Durante la operación se ha detenido a siete integrantes de esta organización criminal, todos ellos varones, de edades comprendidas entre los 48 y 26 años, de nacionalidades española, venezolana, ucraniana y dominicana. Se les imputan los siguientes delitos: allanamiento de morada, detención ilegal, usurpación de funciones públicas, lesiones, coacciones, amenazas, delito contra la salud pública, tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal. Tras quedar a disposición judicial cuatro de ellos ingresaron en el centro penitenciario de Zuera.

En Estepona se prodeció a la detención de los tres moradores de la vivienda asaltada, a los que se les imputó un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas, tratándose de dos hombres y una mujer, nacionalidad dominicana, y edades comprendidas entre los 54 y 28 años. Uno de ellos ingresó en un centro penitenciario de la provincia de Málaga. El día 13 de mayo la Guardia Civil llevó a cabo, en Zaragoza, la investigación, no detención, de la última persona implicada en estos hechos, tratándose de un varón dominicano al que se le imputa un presunto delito contra la salud pública por tráfico de drogas.