El coste de morir en Estepona

Cada vez son menos los ciudadanos que optan por los nichos./Charo Márquez
Cada vez son menos los ciudadanos que optan por los nichos. / Charo Márquez

Los usuarios del cementerio antiguo pasan de pagar 20 a 200 euros anuales por sus nichos

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Morirse resulta caro y con el paso de lo años, cada vez más. Si no que se lo digan a los vecinos de Estepona que tienen familiares enterrados en el cementerio antiguo que desde hace unas semanas están recibiendo cartas de la concesionaria, Funespaña, para informarles de que deben renovar el alquiler de los nichos.

La sorpresa ha sido mayúscula cuando han comprobado que la renovación por cinco años asciende a 1.034 euros (unos 200 euros anuales) cuando antes abonaban unos 20 euros al año. El termino 'antes' en este caso se refiere al año 2012. Hasta esa fecha las tasas municipales recogían que la concesión anual del nicho era de 11 euros y su conservación 6,80 euros.

El Ayuntamiento aprobó en abril de 2014, en Junta de Gobierno, la revisión de las tarifas de Funespaña, que ya contemplaban la subida a 1.034 euros (750 por renovación, 17 por mantenimiento, 11 por expediente, y 139 euros por el 21 por ciento de IVA). Pero los usuarios del viejo cementerio municipal no tuvieron conocimiento de esta subida porque desde 2012 la empresa no giró los recibos.

El gerente de Funespaña en Estepona, Fernando Salamanca, ha explicado que hasta finales de 2015 el Ayuntamiento no giró los recibos de la cuota de mantenimiento correspondientes al ejercicio 2011. Y no ha sido hasta este año cuando la concesionaria ha informado a los titulares de las unidades de enterramiento de que deben renovar o en caso contrario, trasladar los restos a otros cementerios o al osario común.

Salamanca justifica esta subida en la rentabilidad del servicio. «Ninguna concesión puede no ser viable económicamente y precisamente esto era lo que ocurría en la explotación anterior, siendo precisamente ésta la causa del nuevo concurso y las nuevas tarifas», ha reconocido.

En cifras

Datos
1.259 incineraciones. 390 inhumaciones. 1.307 unidades de enterramiento vencidas. 450 unidades de enterramiento renovadas de las que el 53% optaron por el fraccionamiento de pago

Añade que «no se pueden comparar las inversiones realizadas recientemente por nuestra empresa, con otras hechas hace décadas de menor coste. Todo ello incide en los precios, ya que los planes de viabilidad deben contemplar recuperar las inversiones realizadas y cubrir los gastos, por esa razón no se pueden comparar las tarifas con las de años anteriores». Odicho de otra forma, la empresa debe cubrir la inversión realizada y el negocio debe resultar rentable.

Esta considerable subida de los precios puede provocar que los usuarios opten por no renovar sus nichos. Según datos facilitados por Funespaña, a largo de este año se han solicitado 43 exhumaciones para traslados a otros cementerios, 7 exhumaciones con traslado a osarios y 23 exhumaciones para incinerar.

La empresa ha abierto un nuevo osario común, aunque puntualiza que no es por el aumento de usuarios que hayan optado por esta opción al no poder hacer frente al coste del arrendamiento, sino por la colmatación del osario existente, creado en 1999. Las incineraciones entre 2012 y 2017 ascendieron a 1.259 frente a 390 inhumaciones. Los esteponeros optan cada vez menos por loe enterramientos.

Salamanca destaca además que el cementerio de Estepona es el único de la provincia que ofrece la posibilidad de fraccionar el pago de los servicios funerarios. En el caso del alquiler de los nichos a cinco años, el pago puede se puede realizar anualmente a lo largo de este periodo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos