La concesionaria de Banús asegura que el conflicto por las terrazas sólo afecta a una minoría de locales

Bloques de hormigón frente a un local de comida/Josele-Lanza
Bloques de hormigón frente a un local de comida / Josele-Lanza

Justifica la instalación de bloques de hormigón en la necesidad de que los espacios recuperados no se vuelvan a ocupar

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La concesionaria de Puerto Banús ha dado finalmente su versión sobre el conflicto por la ocupación de las terrazas que la enfrenta con inquilinos y propietarios de 25 locales y ha asegurado en un comunicado que la controversia es con una minoría que no comparte los criterios de excelencia que quiere imponer la dirección de la empresa. La nota señala que la sociedad «disfruta de una relación cordial, pacífica y de confianza con las marcas de lujo afincadas en el recinto, tanto es así, que muchas de ellas están aumentando su presencia y la dimensión de sus tiendas en Puerto Banús».

Frente a eso, sostiene, existe una minoría de locales, «fundamentalmente de restauración y ocio nocturno», que no comparten los criterios de excelencia que, según la nota, promueve la concesionaria.

En relación al asunto que ha generado el conflicto, Puerto Banús asegura que los responsables de los locales están intentado generar de forma interesada una confusión sobre cuál ha sido el incremento de los alquileres de las terrazas, y en ese sentido niegan que se hayan impuesto aumentos de un 500 o u 700 por ciento, como denuncian los afectados. «El incremento tanto para las terrazas concesionales como las terrazas privadas para 2019 ha sido de un 1,7%, en línea con el IPC –sostiene el comunicado–, ningún inquilino puede acreditar mediante un contrato firmado con esta sociedad un aumento superior. No obstante, asegura que las terrazas privadas se han alquilado históricamente a un precio sustancialmente inferior al de mercado y la intención de la concesionaria del puerto es «reequilibrar esta situación en el futuro». También sostiene que en algunos casos, propietarios de locales comerciales están subarrendando las terrazas directa o indirectamente, sin autorización y a precios superiores a los de mercado, lo que genera un perjuicio tanto a los inquilinos como a la compañía

En relación con la instalación de bloques de hormigón en la puerta de algunos locales de restauración, la nota asegura que se trata de «ciertos elementos de mobiliario urbano» que se han colocado en terrenos «cuya posesión se ha recuperado judicialmente con el objetivo de evitar que volviesen a ser de nuevo ocupados de forma ilícita».

El comunicado también asevera que se ha retirado la tarjeta de acceso al puerto a responsables de locales que no están al corriente de pago o se encuentran explotando las terrazas sin autorización. «Dicha medida –sostiene la nota– es totalmente legal al estar expresamente recogida en la normativa que regula el título de la concesión».