Comienza la demolición de la Escuela Bellamar y la construcción de dos edificios de viviendas

Las máquinas han comenzado demoliendo las dependencias de la escuela. :: charo márquez/
Las máquinas han comenzado demoliendo las dependencias de la escuela. :: charo márquez

El Ayuntamiento no descarta la idea de abrir una escuela de hostelería en las instalaciones de la Residencia Tiempo Libre y negocia con la Junta

CHARO MÁRQUEZMARBELLA.

Durante más de 50 años ha formado parte del paisaje urbano y de la historia local, pero sobre todo de la historia laboral y personal de más de 35.000 profesionales de la hostelería. Pero ya sólo quedan escombros pues ha comenzado la demolición de la Escuela de Hostelería y Turismo Bellamar ubicada entre la avenida Severo Ochoa y la calle Pintor Pacheco. Las máquinas trabajan en los edificios del que fue Centro Nacional de Formación Ocupacional Escuela de Hostelería y Turismo Bellamar de Marbella -la única escuela dedicada a la Hostelería y Turismo en Andalucía que seguía dependiendo del Estado- aunque el hotel aún sigue en pie.

Los propietarios del suelo han obtenido licencia municipal para la construcción de dos edificios de viviendas, un proyecto que se ajusta al planeamiento de esta parcela pero del que no se conocen más detalles por el momento.

Lo que es una realidad es que Marbella, una ciudad que vive básicamente del sector hostelero y hotelero, se ha quedado sin escuela de hostelería, aunque desde el Ayuntamiento, señalan que están trabajando para solventar esta situación. Por una parte, el Consistorio quiere crear dos escuelas municipales de hostelería conveniando con dos centros que ya ofrecen este tipo de formación: Dantonelas Formación y Restauración en San Pedro Alcántara y Dös de la cadena de restaurantes Da Bruno en la zona de Cabopino. Para ello contaría con subvenciones europeas.

Por otra parte, desde el equipo de gobierno no descartan la idea inicial de trasladar la formación que se ofrecía en el Bellamar a parte de las instalaciones de la Residencia de Tiempo Libre que la Administración autonómica tiene en Marbella (ubicada en la zona de Las Chapas, a pie de la antigua N-340). Señalan que mantienen conversaciones con el gobierno andaluz pero reconocen que es una operación «compleja», ya que requiere que el Estado transfiera las competencias a la Junta de Andalucía. Además también supondría cambiar el régimen laboral de los empleados de este centro.

Desde su nacimiento en el año 1967 el centro funcionó como hotel-escuela, hasta el año 1986 en que cerró la parte del hotel, manteniéndose como centro de formación ocupacional. A partir de 1993 pasó a ser Centro Nacional de Formación Profesional Ocupacional, habiéndole sido asignada la familia profesional de Hostelería y Turismo.

De este centro formativo han salido durante 50 años un buen número de profesionales que han abastecido las necesidades de cocina, servicio, recepción, agencias de viajes, sumiller, servicio de habitaciones, lavandería o animadores turísticos. De hecho, su nacimiento vino motivado por la creciente demanda de un sector turístico en la Costa del Sol que no encontraba mano de obra cualificada. Durante su medio siglo de andadura, más de 35.000 alumnos salieron de sus aulas, alguno, como Diego del Río, terminaron obteniendo una Estrella Michelin en su paso por el Restaurante El Lago. Además la mayor parte de sus cursos formativos consiguieron más de un 90 por ciento de inserción laboral.

Más