Comienza la ampliación de la planta de transferencia para recibir poda y escombros

Los trabajos han comenzado en los accesos a la planta. /Charo Márquez
Los trabajos han comenzado en los accesos a la planta. / Charo Márquez

La instalación debe prepararse para recibir 204.000 toneladas anuales más y se invertirán 600.000 euros en los trabajos

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

La planta de transferencia que la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental tiene en Marbella, en una zona de monte a la que se accede desde al carretera de Ojén, está prepara para crecer. Ya han comenzado los trabajos para su ampliación, que permitirán la recepción de restos de poda y escombros, materiales que desde 2016 no tenían punto de recogida en la ciudad.

El Ayuntamiento de Marbella aprobó en marzo la cesión a la Mancomunidad de la gestión de los residuos verdes y residuos de construcción y demolición (RCD's). Por su parte la Mancomunidad modificó el contrato de gestión suscrito con Urbaser, para incluir el tratamiento de estos elementos en la planta de transferencia de Marbella.

La planta inicialmente contaba con 7.000 metros cuadrados y se ampliará en casi 2.000 metros cuadrados más de monte público que son de titularidad de la Junta de Andalucía, que ha autorizado a esta ampliación. Hasta la fecha esta instalación recibía residuos sólidos urbanos (RSU), voluminosos, papel y cartón y envases ligeros que se compactaban para su posterior traslado al Complejo Medioambiental de Casares. Ahora, recibirá además residuos verdes, de parques y jardines, y RCD's.

Está previsto que esta planta reciba unos 204.000 toneladas anuales de residuos verdes y RCD's, que se sumarán a las 115.000 toneladas anuales. Hay que tener en cuenta que la planta recibirá restos no sólo de Marbella sino de municipios limítrofes como Ojén, Istán e instalaciones de la comarca que durante este periodo de ausencia de punto de recogida se han visto obligados a trasladar los restos a Coín, Mijas o a Estepona.

600.000 euros

Los trabajos, con un coste aproximado de 600.000 euros, serán asumidos por la empresa concesionaria de este servicio, Urbaser. La planta ampliada entrará en funcionamiento a finales de septiembre. Además la Junta de Andalucía ha dado un plazo de 10 años para que mientras tanto se solvente la situación del antiguo centro ambiental.

El delegado de Urbaser en la Costa del Sol, Oscar Naranjo, explica que «todo el material que entra en esta planta vuelve a salir. El verde a la planta de Casares, RCD's a otras plantas finales donde se gestiona. Aquí solo se distingue y se ordena para su posterior traslado».

La medida permitirá minimizar los efectos de los vertederos incontrolados generados a raíz del cierre de la planta de tratamiento que existía en la ciudad. Marbella carecía de una planta de transferencia para residuos de construcción y poda desde que en abril de 2016 la empresa que gestionaba el único espacio disponible para el vertido de estos restos, situada al otro lado de la carretera de Ojén, decidiera de forma unilateral (y una vez que el Ayuntamiento clausuró por ilegal el vertedero anexo) dejar de operar y renunciar a la concesión.

La empresa va a mantener las tarifas que aplicaba la anterior concesionaria para este tipo de restos por lo que no supondrá un incremento sustancial para los usuarios de este servicio. El informe medioambiental elaborado por el Ayuntamiento de Marbella, al que ha tenido acceso este periódico, señala que el coste para el Consistorio «será menor» para los restos que no sean RSU que se sitúa actualmente en 43 euros por tonelada y que actualmente se asumen en el presupuesto municipal.

Durante este periodo de obra, la planta cesará su actividad y el tratamiento de lo residuos se trasladará provisionalmente a una parcela de superficie hormigonada de la antigua planta municipal cerrada para hacer descarga y carga. «Allí no quedarán residuos de un día para otro, todo se trasladará», puntualiza Naranjo.

Mejora de los accesos por carretera para el tránsito de camiones

El continuo trasiego de camiones de gran tonelaje hasta la planta de transferencia se verá aumentado con la ampliación de la instalación por lo que la empresa también acometerá una serie de mejoras en la vía que da acceso a la misma. Sobre todo consistirá en la ampliación del arcén para dar más anchura en caso de que se crucen dos camiones y en el rallado del asfalto para evitar que se deslice. Uno de los grandes inconvenientes que encuentran los camiones que suben desde Marbella es que se ven obligados a dar la vuelta en el puente que conduce al municipio de Ojén para volver a bajar, pues no hay posibilidad de girar a la izquierda, hacia la vía de acceso a la planta. Tanto el Ayuntamiento de Ojén como el de Marbella solicitaron a la administración competente la posibilidad de construir una gran rotonda en este punto que permita acceder a esta vía y que también beneficiaría a los usuarios de las dependencias municipales que se encuentran en estas carretera.

Más