COMBINA Y MUÉVETE

ARTURO REQUE

Seguro que la gran mayoría de ustedes no sabrán que ayer domingo se inició lo que se ha denominado como Semana Europea de la Movilidad. Como cualquier otro día habrán cogido sus coches esta mañana para llevar a sus hijos al colegio, se habrán quejado de los que paran delante de la misma puerta del centro entorpeciendo el tráfico o aparcan en cualquier lugar sin pensar en los demás con tal de ahorrarse unos metros de camino a pie. Tal vez usted lo ha haya hecho bien y, cumpliendo las reglas de buena conducta, haya salido con tiempo suficiente para evitar la hora punta, haya buscado un aparcamiento adecuado y haya paseado de la mano de su pequeño hasta la puerta del centro para volver sonriente a su vehículo y repetir el proceso para buscar aparcamiento en la zona donde trabaje.

Puede que usted sea de los que vienen desde fuera de la ciudad y forme parte de esos miles de conductores que pacientemente circulan al alba cada mañana sentido Marbella desde poblaciones próximas formando un flujo constante de vehículos semivacíos, ofreciendo el aspecto de un gran tren sin fin. El problema es que este interminable convoy contamina muchísimo y tiene accidentes cada vez más frecuentes, generando largas colas y retrasos repetitivos, siendo absolutamente imprevisible la hora de llegada al destino. Mientras la AP7 dormita al sueño de los pudientes, la A7 recoge al resto de los mortales, dando difícil cabida a vehículos particulares, transporte público, servicios de transportes varios y gigantescos tráileres de mercancías en su ruta hacia Algeciras. Todo un repertorio del parque automovilístico que da pena ver y sufrir diariamente ante la nula toma de decisiones de unos gobernantes más pendientes de sacarse los colores mutuamente vía estudios universitarios que de resolver los problemas reales del país.

Esto que parece tan nuestro es algo que se repite por todo el planeta y por eso hace años que surgió el nacimiento de la Semana Europea de la Movilidad donde se pretende que las instituciones públicas impulsen medidas de concienciación ciudadana, promoviendo desplazamientos sostenibles alternativos al coche. Este año el lema es 'Combina y muévete' donde se incide en la multimodalidad, el uso alternativo de los diferentes modos de transporte en los desplazamientos diarios para frenar la utilización masiva del coche.

Desgraciadamente, nuestros dirigentes locales no se han dado por aludidos y, ni los unos ni los otros, han mostrado el más mínimo interés en el asunto. Incluso el colectivo al que represento, Marbella ByCivic, ha tirado la toalla en las celebraciones de este mes motivado por la lentitud de los procedimientos internos de la administración pública lo cual ha llevado a posponer el esperado Día del Pedal a finales de octubre, sacándolo del contexto de la celebración de la semana de la movilidad. Da envidia y sonrojo ver lo que otros municipios han preparado para dar visibilidad a esta semana, ofreciendo múltiples actividades y acuerdos con las concesionarias del transporte público para fomentar su utilización. Sin ir más lejos, Estepona ha hecho sus deberes ofreciendo un interesante programa que tendremos que aprovechar ante la ausencia de actividades en nuestro municipio.

Por aquí sólo nos queda cruzar los dedos para que quien gane el concurso de la nueva concesión del transporte público ofrezca entre sus mejorar la intermodalidad, es decir, contemple actuaciones en su servicio para que el autobús interactúe con los ciclistas y resto de modos de transporte, favoreciendo lo que reclama el lema de este año.

Ahora que ha leído estas breves líneas, ¿se ha parado a pensar si realmente podría haberse ahorrado alguno de los tramos realizados en coche haciéndolo a pie o en transporte público?, ¿se ha planteado probar a desplazarse algunos días en bicicleta comprobando si es verdad las bonanzas que se cuentan de ella? Recuerde, estamos en la Semana Europea de la Movilidad (sostenible), intentemos aportar nuestro granito de arena cada uno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos