Un centro con una inserción laboral de su alumnado del 90%

M. PÉREZ MARBELLA.

El Centro Nacional de Formación Ocupacional Escuela de Hostelería y Turismo Bellamar de Marbella lleva casi 50 años formando de manera ininterrumpida a trabajadores desempleados. De este centro formativo han salido un buen número de profesionales que han abastecido las necesidades de cocina, servicio, recepción, agencias de viajes, sumiller, servicio de habitaciones, lavandería o animadores turísticos. De hecho, su nacimiento, allá por el año 1967, vino motivado por la creciente demanda de un sector turístico en la Costa del Sol que no encontraba mano de obra cualificada. En sus primeros años funcionó como hotel-escuela hasta que en 1986 cerró la parte del hotel, manteniéndose como centro de formación ocupacional. A partir de 1993 pasó a ser Centro Nacional de Formación Profesional Ocupacional, habiéndole sido asignada la familia profesional de Hostelería y Turismo. A día de hoy mantiene esa calificación y depende directamente del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) del Ministerio de Trabajo.

Durante su medio siglo de andadura, cerca de 35.000 alumnos han salido de sus aulas, alguno, como Diego del Río, terminaron obteniendo una Estrella Michelin en su paso por el Restaurante El Lago. Y lo más importante, la mayor parte sus cursos formativos obtienen más de un 90% de inserción laboral de su alumnado. De hecho, casi la totalidad de los estudiantes que están terminando en estos días el curso de Cocina están ya trabajado en establecimientos de lujo de Marbella. Empresas como Puente Romano, Marbella Club, restaurante Skina, restaurante El Lago (ambos estrella Michelin), hotel Don Carlos, hoteles Vincci, o Grupo Dani García han acogido a estudiantes del Bellamar para sus practicas.

Los cursos organizados por esta escuela están dirigidos a las personas desempleadas que forman parte de los colectivos con más dificultades para acceder al mercado de trabajo: mujeres, jóvenes menores de 30 años, personas con discapacidad, afectados y víctimas de la violencia de género, desempleados de larga duración, mayores de 45 años y personas con riesgo de exclusión social.

Respecto a la titulación, la mayoría de los cursos disponen de certificado de profesionalidad, por lo que sus contenidos, requisitos de alumnos y profesores, están establecidos por la legislación vigente e incluyen prácticas profesionales no laborales en empresas de carácter obligatorio. Una vez superado el curso, el alumnado obtiene el documento oficial de certificado de profesionalidad, expedido por el Ministerio de Empleo y el certificado de las prácticas realizadas en empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos