El Castillo de Marbella afronta su consolidación ante el riesgo de ruina en algunos tramos de muralla

Juan Carlos García y Carmen Díaz, ayer, en la rueda de prensa./ SUR
Juan Carlos García y Carmen Díaz, ayer, en la rueda de prensa. / SUR

El Ayuntamiento ha remitido a la Delegación de Cultura el Proyecto Básico, al tiempo que ha solicitado una subvención estatal para financiar la intervención

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

El Ayuntamiento de Marbella cuenta ya con el Proyecto Básico de Conservación de los restos del Castillo-Alcabaza de la ciudad, principal tractor de turismo hacia el casco antiguo, y lo que es igualmente importante, monumento clave a la hora de estudiar la génesis y el desarrollo histórico de la localidad. La institución municipal ha remitido el documento elaborado por el arquitecto Pedro Gurriarán, uno de los mayores expertos nacionales en fortificaciones de época islámica, a la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía para que lo informe y encargar así, con las observaciones técnicas pertinentes, el Proyecto de Ejecución definitivo que permita licitar los trabajos e iniciar las obras de consolidación de las murallas en torno a septiembre de 2019.

Paralelamente, el área de Cultura del Ayuntamiento ha empezado asimismo a buscar financiación para el proyecto valorado en 500.000 euros, y la semana pasada ya solicitó una subvención al Ministerio de Fomento en el marco del Programa de Conservación del Patrimonio Histórico Artístico 1,5% Cultural.

El redactor explicará detalladamente con planos el proyecto elaborado el próximo jueves 19 de julio, a las siete de la tarde, en el Hospital Real de la Misericordia y, posteriormente, se desplazará con los asistentes que lo deseen a los alrededores del monumento para ahondar en sus observaciones.

El Proyecto Básico contiene las soluciones técnicas para restaurar una parte del recinto amurallado de Marbella «ante el riesgo de ruina» que presentan algunos tramos. Los trabajos de conservación se centrarán, por tanto, en paños de tapial y fábricas pétreas de sillería y mampostería de los frentes este y norte de la fortaleza.

Desde la delegación municipal de Cultura apuntan que estas estructuras requieren una atención preferente dado «el grave deterioro que sufren», con pérdidas puntuales de piezas y morteros de unión. Subrayan igualmente que el desmochado de los paños ocasiona una evidente falta de impermeabilidad en el remate de esos muros. En definitiva, numerosas patologías y daños en las fábricas de estos frentes del Castillo, algunos muy avanzados, que justifican la ejecución urgente de labores de conservación.

Ayer la directora general de Cultura, Carmen Díaz, dio a conocer en rueda de prensa, acompañada del responsable de Patrimonio del departamento, Juan Carlos García, los tres criterios metodológicos que regirán los trabajos: se conservará respetando la forma de construir primigenia; se eliminarán elementos no históricos como las jardineras; y por último, no se restituirán elementos que no se conozcan a través de las fuentes existentes.

El proyecto contempla el desmontado de elementos postizos y añadidos, la rehabilitación de tapiales de la parte alta, la eliminación de la vegetación adherida a la muralla, la aplicación de tratamientos herbicidas, el saneado de fábricas, la restitución de morteros, así como el tratamiento de oquedades y de la pérdida de material.

La directora general de Cultura indicó a SUR que con las actuaciones descritas se da cumplimiento a los trabajos urgentes y generales contenidos en el Plan Director de la fortaleza, documento que fue elaborado por el mismo arquitecto que ahora ha realizado el Proyecto Básico de Conservación.

Plan Director

El responsable de Patrimonio refirió, por su parte, que la falta de conciencia sobre el valor monumental así como la ausencia de trabajos de consolidación de las estructuras existentes, han provocado que en la actualidad haya un riesgo verdadero de ruina en algunos tramos de la muralla medieval. Es por ello que en 2007 se encargó el Plan Director del Castillo, documento terminado y ratificado por la Consejería de Cultura en 2010. Al respecto, Carmen Díaz subrayó que el Plan Director ha guiado las intervenciones arqueológicas realizadas desde entonces y que se concretaron en sendas intervenciones en el interior del recinto militar, estudios con georradar, lecturas paramentales, trabajos topográficos en las murallas, seguimiento arqueológico en las obras de calle Escuela y en la plaza del Castillo, así como en la retirada reciente de la vegetación enraizada en algunas estructuras. La responsable aseguró que ahora el Ayuntamiento da un paso más en la aplicación de las medidas contenidas en el Plan Director con el Proyecto Básico de Conservación para actuar de lleno en el monumento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos