Barack Obama visita hoy Marbella para dar una conferencia privada

Barack Obama (archivo)./AFP
Barack Obama (archivo). / AFP

El expresidente norteamericano acude invitado por una multinacional tecnológica alemana especializada en software para empresas

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

El expresidente norteamericano Barack Obama hará este viernes una visita relámpago a Marbella, donde dictará una conferencia. La visita, que obedece a la invitación de una empresa tecnológica alemana especializada en el diseño de software para empresas, tiene carácter privado y ha sido mantenida en el más estricto secreto.

El exmandatario llegará al aeropuerto de Málaga procedente de un país europeo y acompañado de parte de su familia sobre el mediodía. Inmediatamente después se trasladará hasta Marbella, donde ofrecerá la conferencia a un grupo de directivos y propietarios de SAP (Sistemas, Aplicaciones y Productos en Procesamiento de Datos en sus siglas en alemán), la sociedad tecnológica germana que lo ha convocado para la ocasión. Está previsto que su familia permanezca durante ese tiempo en Málaga, según han asegurado fuentes consultadas por este periódico.

El evento tendrá lugar en un hotel de Marbella cuyos responsables, en virtud de un contrato de confidencialidad firmado con los organizadores, no están autorizados a brindar información sobre el evento. Ayer por la tarde, un amplio dispositivo policial ya se podía ver en los alrededores del hotel.

El público de la conferencia estará restringido a los directivos y propietarios de la multinacional alemana –un gigante del sector fundado en 1969 y que factura más de 14.000 millones de euros al año– que llevan ya algunos días hospedados en Marbella.

Obama, cuya mujer, Michelle, ya disfrutó de unas vacaciones en Marbella en 2010, cuando su marido era todavía presidente de Estados Unidos, permanecerá en la ciudad solamente el tiempo que dure su intervención. Posteriormente regresará a Málaga, donde tras reunirse con su familia emprenderá el viaje de regreso. No está previsto que pernocten en la Costa del Sol.

Aunque los detalles de la conferencia no han trascendido, sí se sabe que la empresa que lo ha convocado mantiene desde hace más de 30 años una actividad denominada Programa de la Alianza Universitaria mediante la que dona licencias a más de un millar de instituciones educativas de todo el mundo y del que se benefician actualmente unos 250.000 estudiantes. El matrimonio Obama suele destacar en sus intervenciones la importancia de la educación en el combate a las desigualdades.

Beneficios económicos

Desde que abandonó la presidencia de Estados Unidos en enero de 2017, Obama ha sido requerido para pronunciar conferencias en todos los rincones del mundo, actividad por la que obtiene importantes beneficios y que constituye una de sus principales ocupaciones. Por la primera que ofreció fuera de Estados Unidos, concretamente en Milán en mayo de ese año, percibió medio millón de euros. La intervención duró 45 minutos.

En febrero de 2017, tras regresar de las vacaciones de las que disfrutó una vez que dejó la Casa Blanca, el expresidente y su mujer, Michelle, pusieron en marcha una oficina conjunta en Washington, desde cuya página web (barackobama.com) gestionan las invitaciones para las conferencias.

Unas breves vacaciones que aún se recuerdan

Barack Obama llevaba poco más de año y medio en la Casa Blanca y la Costa del Sol, el mismo tiempo sumergida en una crisis económica que asolaba a todo el país cuando se supo que la familia del presidente norteamericano pasaría unos días de descanso en el entorno de Marbella. El hotel elegido para aquel descanso era el Villa Padierna, de Benahavís, y hasta el mismo día de la llegada no se supo que el presidente finalmente se había quedado en su país.

A pesar de este inicial desencanto, la visita de la entonces primera dama y la menor de sus hijas, Sasha, supuso todo un acontecimiento para la provincia y un enorme revulsivo para la Costa del Sol, ávida de buenas noticias en mitad de un verano que por culpa de la crisis económica no terminaba de arrancar. De un día para otro, el nombre de Marbella comenzó a aparecer en todos los medios del mundo.

Mucho tuvo que ver en ello que Michelle Obama, tan pronto como se instaló en una de las villas del hotel a poco de aterrizar en el aeropuerto de Málaga, eligiera el casco antiguo de la perla de la Costa del Sol para su primer paseo. Aquel recorrido por el trazado histórico de la ciudad todavía se recuerda. Michelle, rodeada del grupo de amigos con los que disfrutaba de sus vacaciones y de impresionantes medidas de seguridad, visitó algunas de las calles más pintorescas y después cenó en el patio interior de un restaurante desde el que llamó a su marido, que ese día cumplía 49 años.

La visita dio mucho más de sí y pareció diseñada por un experto en marketing decidido a enseñar la diversidad de la oferta de la Costa del Sol. Al día siguiente Michelle partió hacia Ronda y posteriormente se desplazó hacia Granada, donde disfrutó de una visita a La Alhambra. El último día de aquellas cortas e intensas vacaciones lo pasó en un club de playa de Estepona, donde no faltaron las fotos a la distancia de la pequeña Sasha jugando entre las olas. Unas imágenes que supusieron una promoción que no podría haberse pagado.