El Ayuntamiento de Marbella suspende la adjudicación de la redacción del PGOU hasta resolver dos recursos

El Ayuntamiento de Marbella suspende la adjudicación de la redacción del PGOU hasta resolver dos recursos

Los dos estudios de arquitectura que perdieron el concurso han recurrido contra la licitación, que ganó el despacho sevillano Buró4

Héctor Barbotta
HÉCTOR BARBOTTAMarbella

La adjudicación de la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana tendrá que esperar. El Ayuntamiento ha suspendido el proceso después de que los dos estudios que no consiguieron la máxima puntuación, Territorio y Ciudad y Ezquiaga Arquitectura, presentaran sendos recursos tras quedar por detrás en la puntuación del concurso, que ganó el estudio sevillano Buró4.

Al recurso presentado hace más de un mes por el estudio Territorio y Ciudad, del arquitecto jerezano Manuel González Fustegueras, del que informó este periódico el pasado 8 de mayo, se ha sumado ahora el del estudio madrileño Ezquiaga Arquitectura, Sociedad y Territorio, S.L. La presentación de los recursos paraliza el proceso de adjudicación de los trabajos y el Ayuntamiento dispone de un máximo de dos meses para resolverlos.

El recurso presentado por Ezquiaga solicita la nulidad de todo el proceso por entender que está viciado todo el apartado de la valoración subjetiva, que concedía el 65 por ciento de la puntuación total. El pasado abril se conoció la puntuación obtenida por las tres ofertas que competían, Buró4 consiguió 78 puntos sobre un total de 100, mientras que Territorio y Ciudad, estudio donde se redactó el PGOU de 2010 anulado por sentencias del Tribunal Supremo, consiguió 73 puntos. Mucho más atrás quedó la oferta del estudio madrileño Ezquiaga Arquitectura, Sociedad y Territorio, con 57 puntos.

El recurso presentado por Ezquiaga pide la nulidad de todo el procesoEl estudio recurrente fue el mejor puntuado en el apartado de los criterios objetivos

Esta amplia diferencia de los dos primeros sobre el tercero se obtuvo en el apartado de la valoración subjetiva, ya que en el de los criterios objetivos, donde se decidían 35 de los 100 puntos, Ezquiaga consiguió la mayor valoración, con 20 puntos frente a 15 de Territorio y Ciudad y cuatro de Buró4.

El estudio ahora recurrente perdió toda esa ventaja en el apartado de los criterios subjetivos, valorado por un comité de expertos cuya constitución el estudio madrileño cuestiona en su recurso. En su recurso solicita que se anule todo el proceso, reclamo que si es aceptado por el Ayuntamiento daría lugar a la convocatoria de una nueva licitación.

Por su parte, Territorio y Ciudad ha presentado al menos ocho alegaciones, que aún no han sido valoradas y respondidas por el tribunal.

El estudio de González Fustegueras fue el autor del Plan General de Ordenación Urbana de 2010, trabajo que le fue adjudicado en junio de 2004 por el Ayuntamiento de Marbella presidido por Marisol Yagüe. En aquel momento se consideró que se trataba de la oferta por la que apostaba la Junta de Andalucía, administración que poco después retiraría al Ayuntamiento las competencias urbanísticas y las conservaría hasta después de celebradas las elecciones municipales de 2007.

Regularizaciones

González Fustegueras afrontó la redacción del nuevo PGOU con un audaz sistema para la regularización de las construcciones irregulares mediante compensaciones que sería posteriormente rechazado por el Tribunal Supremo, que acabó por anular el PGOU y retrotrajo la situación urbanística de la ciudad a 1986, año en el que había sido aprobado el anterior Plan.

Ello obligó al Ayuntamiento a iniciar un complejo proceso que se prolongó durante casi cuatro años y obligó a aprobar un texto refundido del PGOU de 1986, su adaptación a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía y unas nuevas normas urbanísticas. .

Paralelamente a este proceso, el Ayuntamiento encargó un estudio jurídico sobre la situación urbanística de la ciudad que a la vez sirvió de fundamento para la redacción de las bases del concurso para la redacción del nuevo Plan.

Al convocarse éste, con un precio de licitación de 2,4 millones de euros, solamente se presentaron tres ofertas y en el equipo de gobierno municipal sorprendió que uno de los aspirantes fuera precisamente Territorio y Ciudad, que había redactado bajo la dirección de González Fustegueras el PGOU anulado.