El Ayuntamiento de Marbella ofrece un local municipal para reubicar al personal administrativo de la Escuela Bellamar

Fachada del antiguo hotel escuela Bellamar. /Josele-Lanza -
Fachada del antiguo hotel escuela Bellamar. / Josele-Lanza -

Está en Lomas del Olivar, junto al Bulevar 'Pablo Ráez', y de ser aceptado evitará el traslado a Málaga de la plantilla de trabajadores del centro

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

Primera reacción a la situación de incertidumbre sobre su continuidad en Marbella a la que se enfrenta la Escuela Bellamar cuando abandone, en unos días, las instalaciones que ha venido ocupando en los últimos 50 año. El Ayuntamiento de Marbella ha dado el paso para ofrecer al Estado -Administración de la que depende el centro-, un local municipal en el que pueda ser realojado el personal administrativo y evitar así que la plantilla sea reubicada -como ya se les ha comunicado- en unas oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPES) en Málaga. Lo anunciaba ayer la concejala de Ordenación del Territorio, María Francisca Caracuel, tras la reunión de la Junta de Gobierno local, tras ser consultada por los periodistas por la situación por la que atraviesa el centro formativo. El Consistorio podrá a disposición del Estado, de forma provisional, los locales de Lomas del Olivar, ubicados en la zona norte del Bulevar 'Pablo Ráez', para los que acaba de adjudicarse una obra de reforma y acondicionamiento. Esta misma semana el equipo de gobierno -indicó la edil- volverá a remitir un requerimiento al Ministerio de Empleo para que «cuanto antes» se pueda celebrar la reunión ya solicitada entre representantes de la Corporación Municipal y del Gobierno central con la idea de acordar una solución que permita a la Escuela Bellamar permanecer en la ciudad. Un encuentro que deberá aún esperar a que el propio ministerio conforme su nueva estructura tras el cambio de Gobierno. Desde el PSOE eludieron pronunciarse sobre el futuro del centro hasta tanto no esté conformada dicha estructura y pueda plantearse el caso al nuevo Ejecutivo central.

Desde el equipo de gobierno municipal se insiste en una reubicación de la formación que se imparte en el centro a las instalaciones de la Residencia de Tiempo Libre que la Junta de Andalucía tiene en Marbella. «Es lo más rápido y lo que genera menos dificultades porque no necesita obras de adaptación», explicó Caracuel.

Mientras, antiguos alumnos del centro, como el chef Diego del Río, que obtuvo la Estrella Michelin en su paso por El Lago, y Álvaro Arbeloa, copropietario de Takumi, uno de los mejores restaurantes japoneses de la zona, defienden la continuidad de un centro que, según coinciden en destacar, es «necesario». «Marbella necesita una escuela de ese nivel que siga formando a profesionales en turismo y servicios de un sector que marca nuestra economía», explica Álvaro Arbeloa. Pasó por el centro en el año 1999 y reconoce: «Estoy donde estoy gracias a esta escuela, donde no sólo me formaron profesionalmente, sino también en valores, que es algo fundamental». Para Diego del Río, que se formó en las aulas de Bellamar a mediados de la década de los 90, «si el sector no sigue luchando por su formación no hay futuro», subraya. «La gran problemática que tiene precisamente el sector es que faltan profesionales. Y hay que tenerlos si queremos ser competitivos».

Antiguos alumnos como Diego del Río o Álvaro Arbeloa abogan por la continuidad del centro en la ciudad

De sus respectivas etapas formativas destacan, sobre todo, la calidad del profesorado. «Estoy muy agradecido a esos profesionales, como el señor Atienza», recuerda Arbeloa. «Me da pena la situación en la que ahora se ve el centro», añade. Del Río, por su parte, hace un llamamiento a la «unidad» de las administraciones y partidos políticos para lograr la continuidad del centro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos