El Ayuntamiento de Estepona acondiciona Los Pedregales para la romería de San Isidro

Labores de desbroce en la carretera /Charo Márquez
Labores de desbroce en la carretera / Charo Márquez

Las tareas incluyen la renovación de la iluminación, las conducciones de agua y la zona de barbacoa

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZEstepona

El mes de mayo está a la vuelta de la esquina y con él la celebración de la festividad de patrón de Estepona, San Isidro Labrador, que tendrá lugar el 15 de mayo. Antes, el sábado 4 de mayo, se celebrará la romería hasta el parque de Los Pedregales y el Ayuntamiento trabaja en acondicionar la instalación y sus accesos.

Los trabajos se centran en el adecentamiento y acondicionamiento del camino de Casares que va desde Estepona hasta el Parque San Isidro Labrador. Los operarios municipales están realizando tareas de desbroce en ambos márgenes de la carretera, así como limpieza de cunetas y reparación del firme.

Además, también se va a adecentar el camino que lleva hasta la ermita (dentro del propio parque de Los Pedregales) con tareas de desbroce, limpieza y arreglo de las cunetas. «De esta manera, se pretende que esté más transitable y seguro para el día de la celebración de la romería», explican desde el Ayuntamiento.

Por otro lado, en el recinto del parque Los Pedregales se va a revisar y reparar la iluminación, así como las conducciones de agua o la zona donde se ubican las barbacoas. En cuanto a la ermita de San Isidro, los operarios realizarán un repaso general, se arreglarán posibles desperfectos y se procederá al pintado de todas las zonas que así lo requieran.

La romería en honor al patrón se celebrará el sábado, 4 de mayo, mientras que la feria tendrá lugar del 10 al 15 de mismo mes. El día 15 de mayo, festividad de San Isidro Labrador, la fiesta se trasladará al casco antiguo donde se ubicarán los tradicionales chozos y altares en honor al Patrón.

La Hermandad de San Isidro Labrador podrá contar con la imagen del patrón restaurada después de que el techo de la parroquia de San José se desprendiera y dañara la talla tras las unas fuertes lluvias. La imagen, cuya autoría corresponde al artista imaginero Juan Bernabé Britto, ha sido restaurada por María Teresa Real Palma y Juan Carlos Castro Jiménez del taller sevillano Bienes Culturales.